02 de septiembre de 2012
02.09.2012
Tenis. Copa Davis

La Copa Davis también peligra para Nadal

La recuperación del síndrome de Hoffa en la rodilla izquierda va más lenta de lo previsto y el mallorquín puede causar baja ante EE UU

02.09.2012 | 08:30
Nadal participa en Canyamel en el Campeonato de Balears
Rafael Nadal se ausentará, casi con toda seguridad, de las semifinales de la Copa Davis que, del 14 al 16 de septiembre, enfrentará a España contra Estados Unidos en Gijón. Según el diario Marca, la recuperación del tenista mallorquín de su lesión en la rodilla izquierda –padece el síndrome de Hoffa, una inflamación en la grasa situada detrás del tendón rotuliano y debajo de la rótula, que se trata con reposo absoluto– va más lenta de lo previsto y sus opciones de jugar son mínimas. Así se lo hizo saber el siete veces campeón de Roland Garros a Alex Corretja, capitán del equipo español de Copa Davis, el pasado 20 de agosto en Barcelona. Corretja, pese a todo, ha retrasado el anuncio del equipo que se enfrentará a los norteamericanos a mañana martes, confiando en lo que hoy parece imposible, la recuperación de Nadal.
El tenista de Manacor, que el viernes se sometió a nuevas pruebas médicas en Vitoria, tampoco tiene segura su presencia en la gira asiática, en el Open 500 de Pekín y el Masters 1.000 de Shanghái. Lo prioritario ahora mismo es recuperarse para volver en plenitud de condiciones, y si no lo está para el torneo de Maestros, del 5 al 12 de noviembre, en Londres, también se perderá la última gran cita del año, a excepción de la final de la Copa Davis, en diciembre.
Las dolencias de Nadal aparecieron en febrero, tras la final de Australia ante Novak Djokovic, tras cinco horas y 53 minutos de juego.

US Open
Nicolás Almagro terminó con la resistencia del estadounidense Jack Sock, invitado del torneo, por 7-6 (3), 6-7 (4), 7-6 (2) y 6-1 y alcanzó los octavos de final del Abierto de Estados Unidos, su mejor registro en el cuarto Grand Slam de la temporada. La raqueta murciana, undécimo favorito, necesitó 3 horas y 10 minutos para derribar a su adversario, con escasa experiencia en el circuito y en los grandes torneos que se amarró a la competición, alentado por el público local. Almagro necesitó el auxilio de sus mejores armas para acabar con en ímpetu de Sock.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook