Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ópera

Paco Azorín, director de escena de la ópera 'L'Arxiduc': «El Arxiduc sentía pasión por la vida; hoy, la erudición se ha perdido, todo lo sabe Google»

"Es una ópera que formará parte del repertorio universal de los próximos años e incluso siglos", afirma

Paco Azorín: "Un director de escena es una persona que orquesta el talento ajeno"

Paco Azorín: "Un director de escena es una persona que orquesta el talento ajeno" Pere Joan Oliver

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Paco Azorín: "Un director de escena es una persona que orquesta el talento ajeno" Gabi Rodas

Paco Azorín es el director de escena de ‘L’Arxiduc’, la ópera compuesta por Antoni Parera Fons, con texto de Carme Riera, que se estrena el próximo día 25 en el Teatre Principal de Palma y que está centrada en la vida del Archiduque Luis Salvador, el aristócrata austríaco que en el último tercio del XIX y la primera década del siglo XX vivió en Mallorca.

Cada año se estrenan en el mundo no más de una docena de óperas de gran formato, y en este 2022 ‘L’Arxiduc’ será una de ellas. ¿Cree que es un título que puede entrar en el repertorio lírico universal?

-Independientemente de lo que pase en el Principal, que sea un éxito o un fracaso, que se estrene una ópera ya es un hecho cultural de primera magnitud, como también lo es que una institución pública como el Govern ponga todos los medios que tiene a su alcance -un teatro, una orquesta, un grupo humano de casi 200 personas- para representarla. Creo que vista la calidad básicamente de la música, ‘L’Arxiduc’ formará parte del repertorio de los próximos años e incluso siglos.

¿Dónde reside el poderío de ‘L’Arxiduc’?

Es un compendio de todo. La suma de escenificación, teatro, plástica, danza, música y voz hace de la ópera un instrumento muy poderoso. La música de Parera Fons es brutal, de una teatralidad… Es un talento para el mundo de la ópera indiscutible. Por poner solo una pega diré: qué lastima que haya empezado a escribir óperas tan tarde. Ya lo conocíamos componiendo otras cosas, bandas sonoras, como productor musical, como cantautor, pero creo que de todo lo que ha hecho a lo largo de su vida sus óperas son un trabajo mayúsculo. Lo más importante de ‘L’Arxiduc’ es que se estrena una música de Parera Fons, y si a eso le añadimos las letras de una académica (Carme Riera) y el talento de tanta gente que confluye pues estamos delante de un gran acontecimiento.

Paco Azorín, en el Teatre Principal de Palma Pere Joan Oliver

Quizá Parera Fons tardó tanto tiempo entregarse a las óperas porque estas exigen madurez.

­Es difícil comparar los procesos vitales pero el suyo ha sido este. Ha escrito miles de canciones, decenas de ciclos de canciones para cantantes líricos, su gusto por la voz humana y por el trato que le da, y la orquestación que hay debajo, es exquisito. Yo he tenido la suerte, o la desgracia, de estrenar óperas contemporáneas de otros compositores que eran destroza voces. Sin embargo, en Parera Fons todo está en su sitio, la música es natural, también el canto, parece que sea como la palabra sublimada, y eso es un hallazgo. Si le ha llevado 50 años de carrera llegar a eso, pues me parece bien.

Revele algo de la puesta en escena.

Es una puesta en escena contemporánea que, por un lado, quiere reivindicar la figura del Arxiduc pero por otra lado también enseñar sus contrastes, sus costuras. No tendría ningún sentido en 2022 hacer una ópera hagiográfica sobre Sant Lluís Salvador d’Austria, un personaje que perteneció al antiguo régimen, que era sobrino del emperador, que llevaba, según él, sangre imperial por las venas y eso le daba unos derechos adquiridos, pero sí es cierto que era un personaje muy interesante, un políglota -hablaba 16 lenguas-, polímata -era biólogo, arqueólogo, geólogo, todo lo acabado en logo-, y eso es muy poderoso de rescatar hoy para la contemporaneidad. En nuestro mundo de exceso de información, la erudición se ha perdido, ya nadie es experto en nada, nadie sabe nada, todo lo sabe Google. Me parece muy interesante recuperar la biografía de un hombre que sentía una pasión por la vida.

Su relación con Parera Fons viene de muy lejos. Empezó ‘Con los pies en la Luna’, se consolidó con ‘María Moliner’ y ahora nos brinda ‘L’Arxiduc’. ¿Qué une, en esencia, a estas tres óperas?

Primero de todo, las tres son óperas documentales, un término que nos lo inventamos él y yo cuando hicimos en 2010 ‘Con los pies en la Luna’, una ópera documental sobre la llegada del hombre a la Luna. No son óperas sobre temas figurados o ciencia-ficción, sino sobre personajes que han existido. Creo que es un camino muy interesante para que la ópera se piense en el siglo XXI, cuántos personajes y acontecimientos que han existido y ocurrido merecen la pena ser musicados.

¿Cómo es el trabajo entre Parera Fons y usted?

Trabajar es una maravilla, y poder dedicarse a la ópera es un sueño. Si además son óperas contemporáneas, en las que puedes participar, mejor. Con Parera Fons tengo mucha química y le puedo proponer muchas cosas: cortar una frase, moverla, cambiar un adjetivo… Es como si estuviera en una sala de juegos con un amigo preparando un fantástico juguete.

Compartir el artículo

stats