Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CATÁLISIS

Filmin se usa como criterio de calidad

Cuando hablas con Jaume Ripoll, te preguntas por qué tenemos los políticos equivocados. Vivimos en la era Netflix gracias a la pandemia, como reconoce el propio Reed Hastings, pero el nuevo becerro de oro ha perdido un millón de clientes de un plumazo. A cambio, en España nadie recuerda la plataforma que emite una película en serie, salvo para adjuntar «lo vi en Filmin» como criterio de calidad. Sin prescriptores no hay suscriptores. Aconsejar, recomendar o programar riman con engañar, el trabajo más extraño imaginable.

Compartir el artículo

stats