Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una escenografía centenaria para ‘Un ballo in maschera’ en el Teatre Principal de Palma

La ópera de Verdi que se representará en el Principal de Palma a partir del día 26 está decorada con 15 telones de papel pintados en 1913 y restaurados por el prestigioso Teatro Regio di Parma

Una escenografía centenaria para ‘Un ballo in maschera’

Una escenografía centenaria para ‘Un ballo in maschera’ G. Bosch / Teatro Regio Parma

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Una escenografía centenaria para ‘Un ballo in maschera’ Raquel Galán

Los 15 telones de papel pintado que forman la escenografía de la ópera Un ballo in maschera son tan frágiles que su traslado desde el Teatro Regio di Parma hasta el Teatre Principal de Ciutat se hizo en 15 cajas con un lienzo en cada una y una capa de espuma entre los diversos pliegues. «Cuando los sacábamos, parecía que abríamos una momia de Egipto», bromea un especialista de la sala pública palmesana. Dos expertos de Italia se desplazaron a la isla para llevar a cabo este proceso y el director técnico del célebre teatro lírico del siglo XIX, Andrea Borelli, lo está supervisando todo y también se encarga de iluminar la obra.

«Se trata de una escenografía creada en el año 1913 para la ópera de Verdi por el prestigioso pintor Carmignani y que se hizo para celebrar el centenario del nacimiento del compositor», destaca. Ahora los espectadores de Mallorca la podrán ver restaurada en las representaciones que tendrán lugar los días 26 y 28 de febrero y el 2 de marzo, aunque las entradas del estreno ya están agotadas y las del 28 van por el mismo camino.

Una escenografía centenaria para ‘Un ballo in maschera’

Los telones y forillos, es decir, los lienzos de menor tamaño que permiten crear profundidades en el decorado, fueron encontrados casualmente en el almacén del Teatro Regio di Parma. «Tenemos 176 contenedores con 90 óperas, una gran cantidad, y es difícil que exista un orden absoluto, pero cada cinco o seis años hacemos limpieza y aparecieron», explica el responsable. «El papel estaba muy degradado en algunas zonas e incluso había agujeros de un metro cuadrado donde había sido doblado, ya que el problema de conservación es mayor que el de una tela y no es elástico». Borelli detalla que «basta un poquito de humedad para que aparezcan hongos y se estropee». Por este motivo, contrataron a uno de los mejores restauradores de este arte centenario, Rinaldo Rinaldi. Con un equipo de seis personas durante dos meses, repararon y reforzaron los telones mediante gasas y colas naturales añadidas en la parte trasera e ilustraron de nuevo las zonas agujereadas con la máxima fidelidad posible.

Una escenografía centenaria para ‘Un ballo in maschera’

«Lo importante era conservar las pinturas originales, aunque no siempre fue posible», argumenta sobre «una rehabilitación que es equiparable a la recuperación que realizó el Liceo de Barcelona con la escenografía de Aida creada por el reconocido pintor Josep Mestres Cabanes», tal como añade un experto del Teatre Principal de Palma. Para resaltar el elemento patrimonial digno de museo, el atrezo y el vestuario han sido adaptados. «Los muebles tienen una misma paleta de color crema con el fin de que el protagonismo recaiga en la escenografía y la ropa diseñada por Lorena Marín utiliza tejidos mate y especiales para que estén integrados en el decorado», según especifica. Otra curiosidad es que el sistema empleado para subir, bajar y tensar los lienzos ha sido modificado por el equipo técnico y mecánico del Teatre Principal mediante enganches elásticos, debido a que los telones no son homogéneos y necesitaban un método flexible. El arduo trabajo en la escenografía de Un ballo in maschera hará que el público de Mallorca disfrute de la atmósfera originaria de una ópera como las creadas hace un siglo.

Compartir el artículo

stats