Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El musical ‘Los fantasmas de mi casa’ encara los últimos ensayos antes de su estreno en Trui Teatre

Se trata de una producción mallorquina que promete música, humor y amor sobre el escenario, con un elenco de 13 actores, que cantarán y bailarán para un público familiar

Adriana de Robles, Carlos Díaz y Romina Colotto, posan en uno de los escenarios creados para este musical. Guillem Bosch

La escuela de danza NDStudio acoge estos días los últimos ensayos antes del estreno del musical de producción totalmente local Los fantasmas de mi casa, una obra con humor, amor y canciones, pensada para un público familiar y que, tras meses de trabajo, se representará este fin de semana en Trui Teatre. «Es la Gran Vía en Mallorca, es el Broadway mallorquín», menciona con entusiasmo María Marín, una de sus protagonistas, ya maquillada como Victoria, su personaje, lista para empezar a ensayar.

Jorge Perín y María Marín, ya maquillada para ensayar, son dos de los protagonistas. | GUILLEM BOSCH

Esta será la primera obra de NDS Producciones, una nueva compañía que aspira a poder mostrar su trabajo por teatros de toda la isla e incluso de fuera, comenta Carlos Díaz, quien hace dos años pensó en hacer algo diferente en la escena de Mallorca. Justo antes de que se declarase el confinamiento, este joven había montado su escuela de danza, en la calle Niceto Alcalá Zamora. «Sigo haciendo locuras, pero aquí estamos, y funcionando», explica Díaz. Su última ‘locura’ es este musical y el resultado «explotará» este fin de semana en el Trui Teatre, con funciones el sábado y el domingo a las 18 horas. Sobre el escenario, trece actores y bailarines darán vida a los personajes de este espectáculo (la más joven es Mae Díaz, de 11 años), con 18 números musicales, 19 escenas y 9 coreografías, en el que desde el guion, obra de Díaz y de Patrick Asensi, a las canciones son originales.

En Los fantasmas de mi casa, Pablo quiere independizarse y lo consigue yéndose a una vieja casa. Pero una vez allí descubre que no vive solo, que le acompañan hasta once fantasmas. Para asegurarse la sorpresa entre el público, la compañía mantiene en secreto el vestuario realizado por Carles Solé a partir de los diseños de Carlos Díaz. Sí avanzan que se han utilizado telas originales de distintas épocas, conseguidas en mercadillos como Els Encants de Barcelona, para dar mayor autenticidad a la puesta en escena.

Para llevar a cabo este musical, han contado con el compositor Rubén Gallardo, con experiencia en bandas sonoras de cine, televisión y videojuegos.

La dirección escénica corre a cargo de Romina Colotto, para quien este espectáculo «muy bonito y emocionante, es un patch de historias románticas de varios musicales», cargado de mensaje. «Si es amor de verdad, vas a hacer lo posible para que la persona a la que quieres logre su propósito», resume.

Junto a Díaz y Colotto, Adriana de Robles es otra de las responsables del montaje final. Ella se ha encargado de la coreografía y, además, forma parte del elenco. «No es un musical al uso», aclara. De los cinco meses que llevan trabajando explica que tras convocar un casting abierto para elegir a los actores, crearon dos personajes nuevos en la obra para poder contar con todos los artistas que les habían gustado.

Además de María Marín y de Alexandra Muñoz, Jorge Perín es el tercer protagonista de esta obra. Con experiencia en otras producciones, considera que participar en este musical «ha sido como un sueño cumplido» y destaca todo lo aprendido hasta el momento de la mano de los responsables de la nueva compañía.

Compartir el artículo

stats