Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un rincón para el arte

El retiro de lujo Es Racó d’Artà combina la oferta tradicional de estos espacios de bienestar con obras de artistas locales tras una gran reforma cuyo artífice es el arquitecto Antoni Esteva

Un rincón para el arte Jean Marie del Moral

Ha sido su pasión durante los últimos cinco años, «un proyecto casi vital» desde que compró la finca de la que se enamoró, con un edificio del siglo XVIII que estaba totalmente abandonado y ahora alberga el retiro de lujo Es Racó d’Artà. Y el arte local tiene allí uno de sus rincones porque el dueño, el arquitecto Antoni Esteva, es un gran aficionado a él y hace casi medio siglo abrió la reconocida galería Sa Pleta Freda con Miquel Servera, el primer director de la Fundación Miró y quien impulsó el edificio ideado por el premio Pritzker Rafael Moneo.

Un cuadro de Antoni Esteva y piezas de Jaume Roig. J. M. DEL MORAL

Pero Esteva no solo ha guiado a artistas y coleccionado arte, ya que además ha creado, tal como muestran las paredes de Es Racó, donde hay «obras producidas con pigmentos naturales, materiales orgánicos, tierra, arena, trozos de madera que encontraba tirados en la finca y elementos diversos», explica su hijo, Tomeu Esteva, también arquitecto y colaborador en la rehabilitación que este año ha llegado a su fin. La diseñadora Rosa Esteva, más conocida como Cortana, ha puesto su impronta en el uniforme de los trabajadores y las prendas de los huéspedes en las áreas de relax, todas creadas con tejidos de lino y cáñamo.

El edificio principal de la finca, que data del siglo XVIII, y uno de los rincones del interior. JEAN MARIE DEL MORAL

La sencillez y la utilización de materiales naturales son una seña de identidad de la familia y de los demás artistas que tienen obra en el lujoso retiro artanenc, como Jaume Roig con sus singulares piezas de cerámica, los textiles de Adriana Meunié, el móvil hecho con metal y vidrio de Pere Ignasi, las caractarísticas esculturas de madera de Hiroshi Kitamura y el móvil de Lauren Martin Lo. Otros artistas presentes son Nicholas Woods, Micus y Guillem Nadal, con un par de obras. En cuanto al mobiliario, ha sido diseñado por Antoni Esteva y realizado por los artesanos locales de la zona.

La piscina del lujoso retiro, con vistas a la extensa finca. J. M. DEL MORAL

«Se trata de un proyecto muy personal, que le ha ocupado gran parte de su mente y tiempo estos últimos años para trasladar toda su creatividad y expresar todo lo que él quería», destaca el hijo, que quiere «resaltar la importancia de su socio, el constructor Jaime Danús. Es una persona que le comprende perfectamente, algo básico porque al final toda esa creatividad arquitectónica tiene que llevarse a cabo con la misma sensibilidad».

La combinación del arte con la cuidada reforma y la naturaleza del entorno «son elementos de conexión que permiten alcanzar el bienestar con uno mismo», en palabras de Esteva, que concluye que eso es lo que persigue Es Racó d’Artà, como el resto de retiros, y por este motivo también ofrecerá en breve todo tipo de actividades para disfrutar en calma.

Compartir el artículo

stats