Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kiko Navarro: «Estoy deseando que llegue el día de hacer bailar a la gente»

En verano regresará a s’Embat, un local que «ha jugado un papel muy importante en la creación del álbum»

Kiko Navarro: "Estoy deseando que llegue el día de hacer bailar a la gente" B. Ramon

Kiko Navarro (Palma, 1975), uno de nuestros DJ más internacionales, odia la expresión «reinventarse», tan en boga con la pandemia, pero tuvo que hacerlo al caer en el paro, «de forma natural», matiza, y no le quedó otra que dedicarse, «con mucho orgullo y alegría», a otros trabajos alejados de la cabina. Los disc jockeys han sido vapuleados con la Covid, con el cierre de bares y discotecas, y Navarro se entregó a la docencia, en el CEF y en la UIB, y también a un nuevo disco, Slowly, que presenta este jueves en Es Gremi (21.00 horas).

El DJ Kiko Navarro, en las instalaciones de este diario. B. RAMON

El detonante de este álbum de seis canciones que verá la luz en formato digital con su sello, Afroterraneo, se produjo en julio de 2020, en Grecia, un país que a lo largo de su trayectoria le ha reclamado en numerosas ocasiones. «Ofrecí dos sesiones, en Atenas y Tesalónica, y parecía que el verano iba a ser bueno, hasta que el gobierno puso más restricciones y no dejó que la gente bailara. Así fue como me cancelaron todas las fechas programadas».

Si Grecia le dejó sin actuaciones, s’Embat, el popular chiringuito de Ses Covetes (Campos), le cargó de ilusión, tanta, que el DJ reconoce que «ha jugado un papel muy importante en toda la creación de este disco».

«Nunca había estado en s’Embat y lo descubrí en un concierto de Lamari de Chambao. El sitio me encantó y el propietario, Manuel, al que conocí en 2019 con motivo del festival que organiza en Porreres, me propuso hacer algo. Yo no voy a pinchar con toda la gente sentada, le aclaré, pero ya veremos qué hacemos», recuerda de aquella propuesta.

Así fue como Kiko Navarro optó por revisitar su producción y se puso a escuchar todos sus temas con tempos más lentos, como Slowly, uno de sus remixes, elaborado en 2010, a partir de una versión de Double, de The Captain of Her Heart. El proyecto echó a rodar y pronto se armó la banda, con Benji Habichuela, a la percusión y guitarra; Linete Varela a la voz; Iván Sáez al saxo y flauta; y Joe Orson a la voz y guitarra.

El resultado final es una colección de seis temas, un disco «variado», con dos versiones de iconos de la música tradicional cubana (Chan Chan y Siboney), fruto de su pasión hacia el legado yoruba. «En Cuba nunca he pinchado pero sí que he estado. Desde hace años me llama mucho la atención la música afrocubana. En mi primer álbum publicado, Perceptions, ya introduje una canción yoruba. Siempre me ha gustado por los ritmos que usa, los tambores, los cánticos… Y cuando fui a Cuba lo viví y me empapé y nutrí de esa música».

«El ejercicio de Dj –continúa–tiene mucho de ritual. La magia se produce cuando pinchas y conectas con la gente y te los llevas adonde quieres. Y eso no pasa siempre. Para que eso ocurra el público tiene que estar en una comunión, con los oídos abiertos, con ganas de que te los lleves».

Dependerá de la persona que lo escuche, «y de su estado de ánimo», para determinar si estamos o no ante un disco para bailar. «Hay canciones para bailar, como las dos versiones, y otras para quedarte parado, escuchar y reflexionar, como Everything Happens for a Reason, un tema que publiqué en el 2017 y que está inspirado en un concierto que vi en directo en Singapur de Steve Reich, uno de los pilares del minimalismo clásico. Me impresionó tanto que cuando volví a Palma hablé con Isis Montero, a la que suelo acudir cuando necesito un teclado y una complejidad armónica concreta. A Linete le dio por cantar uno de sus cantos religiosos cubanos por encima, y quedó algo muy espiritual y especial», relata.

Navarro, que en verano regresará a s’Embat, tendrá invitados especiales en su actuación de Es Gremi: Benjamin Habichuela, el padre de Benji; el cantaor Dieguito Contreras; la bailaora Silvia ‘La Chispa’; y el trompetista Miron Rafajlovic. «¿Si me afecta que el público esté sentado? No me frustra porque estoy entrenado aunque estoy deseando que llegue el día de poder hacer bailar a la gente de nuevo».

Compartir el artículo

stats