Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernández Mallo celebra la apropiación cultural de Rosalía

El escritor participa en un ensayo coral que analiza el fenómeno de la artista catalana

Agustín Fernández Mallo en una imagen de archivo.

Agustín Fernández Mallo en una imagen de archivo. B. Ramon

Rosalía, con dos discos en el mercado y 27 años, ya es una de las artistas más influyentes del mundo. Su figura ha inspirado la edición del volumen La Rosalía. Ensayos sobre el buen querer que edita Errata Naturae y que coordina Jorge Carrión. Trece autores participan en este proyecto que se define como «una constelación híbrida, un sistema de talentos periodísticos, poéticos y críticos en torno al fenómeno Rosalía». Agustín Fernández Mallo firma uno de los capítulos contenidos en esta obra coral. «Rosalía me motiva en un sentido teórico. No tengo discos suyos, no es la música que me interesa, pero sí el mecanismo de creación que también es justo decir que se debe a sus productores». No es la primera vez que Fernández Mallo se pronuncia sobre el fenómeno Rosalía. Con motivo de la salida al mercado de El mal querer el escritor afincado en Mallorca ya escribió un artículo en el que defendía lo que otros le afeaban a la cantante y productora catalana: el haberse apropiado de elementos de la cultura gitana. «Me interesa porque también vengo de ahí, porque mi literatura es una lectura transversal de mi sociedad», dice Mallo, quien afirma que también bebe de distintas fuentes, desde el spot publicitario a la alta filosofía: «Esa apropiación está en mi idea del mundo, por eso me interesa Rosalía». Para el autor, «toda creación cultural es apropiación»: el artista aporta algo suyo a lo ya existente para producir algo nuevo. «Está ahí para ser usada. La discusión es inculta en el sentido estricto de la palabra» y es que para Fernández Mallo los críticos de la apropiación demuestran desconocer el modo en que se realiza toda expresión cultural.

Portada del libro.

Portada del libro.

En el volumen que ahora publicará el próximo mes de marzo Errata Naturae el escritor abunda en este asunto: «Es una extensión de lo que ya llevo diciendo en mi ensayo Teoría general de la basura», apunta el autor, quien se fija en Rosalía como artista que «rompe una frontera, que mezcla». Para el gallego, «en realidad no hay una cultura original y pura sino una amalgama de objetos culturales que vienen de otro lugar, nadie crea nada desde la nada», defiende Mallo. Para el escritor está claro que «el que tú pertenezcas a una cultura no quiere decir que esa cultura te pertenezca». Explica que ésta es una parte de la argumentación de su escrito titulado Rosalía, rito sacrificial. La otra parte es que «se necesita un chivo expiatorio para dignificar esa cultura» y recuerda que «lo que hace Rosalía con el flamenco se lleva haciendo siempre» y pone como ejemplo a Pata Negra, Ketama o la colaboración entre Enrique Morente y Lagartija Nick o entre Raimundo Amador y Björk. «Si Rosalía no hubiese tenido éxito mundial igual la hubieran aplaudido como algo auténtico», dice Mallo, quien está tentado de señalar cierta discriminación de género hacia la catalana: «Tampoco estoy seguro de qué hubiera pasado si hubiera sido hombre y no mujer. La idea de género está flotando ahí, aunque hay que ser cauto en eso» .

En cualquier caso, Mallo recuerda que en el mundo del flamenco también hay quien la ha defendido y reconoce que «cualquier cultura que se reivindica como étnica y ancestral es conservadora porque sus valores vienen de muy antiguo». Sin embargo el también físico se apresura a recalcar que la idea de antigüedad tampoco sirve para defender a los puristas: «Si algo existe en tu contemporaneidad no es antiguo porque el tiempo ha pasado por ello, lo ha pulido y resignificado. Toda cultura es compleja y evoluciona en el tiempo. Aquí se mezclan muchos conceptos conservadores desde mi punto de vista», concluye.

Compartir el artículo

stats