DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Florencio Cruz, 'Líberti': "Durante el encierro he aprendido que dependemos del prójimo"

"De qué te sirve cobrar por las canciones, cuando se pueden escuchar gratis en mil sitios. Mejor regalarlas"

Florencio Cruz, 'Líberti', cantautor y saxofonista argentino.

Florencio Cruz, 'Líberti', cantautor y saxofonista argentino.

P 'Mi revolución' es la cuarta entrega de una serie de canciones que están viendo la luz en estos días de alarma. ¿Existe un hilo conductor?

R Cada canción es un relato, una faceta. Cada tema tiene un olor, un sabor y una textura diferente por decirlo de alguna forma metafórica. Me gusta imaginar que son historias separadas, que vienen de realidades distintas. El hilo conductor es la pasión, la entrega hacia una canción honesta, y que contenga algo real y auténtico.

P ¿Qué pide la revolución de Líberti?

R Pide aceptarnos, dar espacio a ser lo que uno es sin miedos. También pide tolerarnos, pero no callar ante lo injusto, lo desagradable, lo que en mi opinión ya debería dejarse atrás de alguna forma. Pide un cambio en materias como la iglesia católica y la monarquía, instituciones que nos han defraudado a lo largo de los años, que han hecho mucho daño al mundo, y a la libertad social, y que llevan siglos ofendiendo nuestra inteligencia y sensibilidad.

P Una canción y un vídeo cada dos semanas. ¿Sigue algún método? ¿Siente la presión de la hoja en blanco?

R Tengo mucho material, y estoy preparado para sacar música cada dos semanas. Mi método es ante todo música gratuita, que se pueda descargar, sin dar nada a cambio. De qué te sirve cobrar por las canciones, cuando la gente de todas formas las puede escuchar gratis en mil sitios diferentes, mejor ir al grano y regalarla. Tambien es parte de el concepto de Líberti, una búsqueda de la libertad también en ese aspecto. La hoja en blanco no me asusta, creo que mientras sigas conectado con el mundo seguirás haciendo canciones bonitas. Por lo que he visto en general a lo largo de mis años, los artistas dejan de escribir canciones sinceras cuando se despegan del mundo por así decirlo, como si los alejara de la matriz del arte, que es ver al mundo de cerca. Cada año viajo a lugares que me aportan algo a mi visión del mundo, no viajo por placer, viajo para ver y ampliar mi visión, y seguir haciendo canciones.

P ¿Cuáles han sido las canciones que ha publicado en esta serie hasta ahora?

R Un día normal, Anderson, Sin mirar atrás y Mi Revolución.

P ¿Qué le ha revelado el confinamiento?

R He aprendido que somos un organismo que depende del prójimo. "No hay felicidad si no es para todos", es una frase de mi cancion Niño que saldrá el 2 de junio. El vídeo ha sido filmando enteramente en Melilla, y habla de los niños refugiados del mundo. He aprendido que la creatividad es esencial para mantenerse a flote y alquimizar el mundo a través de lo que nos hace bien. He aprendido que la falta de libertad puede generar trastorno, y que el pueblo es lo que realmente mueve el mundo.

P ¿Qué busca en la música?

R Aceptarme como soy, y liberar mi potencial.

P ¿De qué se nutre su música?

R Yo bebo de muchas músicas diferentes: rock, pop, electrónica... me gusta Bowie, Radiohead, Drexler, John Coltrane, Serrat, Kanye West, King Crimson, David Byrne, Brian Eno y miles más. No soy amante de estilos rígidos en el arte. Me gusta el jazz y el flamenco, pero siempre y cuando rompan estructuras, no me gusta la música que no rompe, que no busca, y que se queda en un mismo lenguaje para siempre, lo respeto, pero si lo miras de cerca, la baja afluencia del jazz por ejemplo en los conciertos, nos cuenta que un lenguaje musical tiene que relatar los tiempos de alguna forma, si no la gente no se identifica, y no logra conectar con el relato, y la música tiene que contar nuestros tiempos.

P ¿Cuándo y por qué llegó a Mallorca?

R Llevo 20 años viajando. Me fui de mi casa con 18 años, y he vivido en Amsterdam, Ibiza, Barcelona, Goa, Buenos Aires y Zurich. Llegué a Mallorca porque siempre he estado enamorado de Balears, y me pareció un lugar ideal para criar a mi hijo.

P ¿Se puede vivir de la música en esta isla?

R Yo vivo de la música desde que tengo 19 años. Si escuchas a la gente todos te dirán que es difícil, que es imposible, que lo dejes... pero sí se puede, y son tiempos donde internet nos da mucho acceso a mostrar nuestro trabajo, aunque es cierto que la competencia es brutal. Lo importante es tomarse la música como cualquier otra profesión, disciplina, disciplina y disciplina. Si pretendes ser músico, despertarte a las 11 de la mañana, y fumarte un churro, es muy probable que no logres avanzar.

P ¿Cómo ve la profesión con la que se nos viene encima con la crisis económica?

R Son tiempos difíciles, especialmente para el arte en general. Estamos últimos en la cola de necesidades, y esto nos va a pegar muy muy duro, porque no podremos tocar ni actuar hasta que todo se vuelva a armar. Pero como somos artistas, y somos especialista en el arte de sobrevivir a los tiempos y ser optimistas, creo que el lado positivo es que tenemos que usar este tiempo para crear, y contar lo que estamos viviendo. Esta crisis es alimento para el arte de esa forma.

Compartir el artículo

stats