Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

Audiolibros, un fenómeno que rompe moldes

Ifeelbook y Nova Editorial Moll reconocen que "puede ser una buena vía en el futuro"

Audiolibros, un fenómeno que rompe moldes

Mallorca no es ajena al imparable fenómeno de los audiolibros. Un formato que está rompiendo moldes y que está creciendo de forma ininterrumpida en los últimos años. Algunas editoriales mallorquinas, como Ifeelbook y Nova Editorial Moll, están expectantes y reconocen que "puede ser una buena vía en el futuro", en unos tiempos en los que los índices de lectura están de capa caída, sobre todo entre los más jóvenes, precisamente quienes más consumen esta nueva forma de consumir cultura, la de la literatura a todo volumen.

El audiolibro, o libro hablado, responde a la grabación de los contenidos de un volumen leídos en voz alta, pero no es una lectura literal del texto, sino que se imprimen emociones a la voz narradora. En España ya son muchas las editoriales y grupos editores que tienen en sus webs un catálogo con pruebas para escuchar entre cinco y diez minutos cada título. Entre las apps y canales más solicitadas figuran Google Play Books, Kobo, Storytel, Audioteka, Audiobooks, Tunein, iTunes y Scribd. El precio medio de un audiolibro oscila entre los 15 y los 18 euros mientras que el precio mensual de la tarifa plana es de entre 6 y 15 euros y permite acceder a todos los títulos disponibles.

Según los expertos, el audiolibro llegará a representar en los próximos años entre el 10% y el 15% de la facturación total del mercado editorial. No existen datos del impacto que está teniendo en Balears, pero sí en España: en 2018, el primer año en que el audiolibro figuró en las estadísticas, representó el 0,66% de la facturación total del mercado, y en 2019 se situó en torno al 3%. Un estudio reciente de la University College de Londres ha puesto de manifiesto que las emociones que se logran con este formato superan a las que se sienten los espectadores de medios como la televisión, y es que, como apuntan los grandes grupos, como Planeta, escuchar una historia sin el apoyo de la letra impresa potencia la imaginación e intensifica las emociones del oyente ante las voces y sonidos de los personajes.

Novedades por Sant Jordi

Nova Editorial Moll presentará el próximo Sant Jordi una novedad en formato audiolibro. Su director literario, Tomeu Canyelles, reconoce que "estamos ante el inicio de un fenómeno", que se ha de entender como "un complemento o como un producto dirigido a ciertas necesidades, porque el audiolibro también es una manera de acercar la literatura hacia un público que a lo mejor, o por edad por limitaciones visuales, no tiene por mano tanta lectura. Y qué mejor que pueda haber servicios editoriales que en cierta manera puedan ampliar su oferta creando estos productos específicos que al final democratizan la lectura".

Todavía es pronto para dar nombres, pero Canyelles confiesa que escuchar recitar a poetas como Glòria Julià o Damià Rotger resulta "algo muy hipnótico. La voz es el corazón del audiolibro", subraya. La base de Nova Editorial Moll seguirá siendo el libro físico, aquel que "puedes disfrutar sin la necesidad de una conexión", pero los audiolibros se potenciarán cada vez más. "Los numerosos estudios de grabaciónque existen en Mallorca servirán perfectamente para la grabación de estos audiolibros. Se podrá conectar el mundo de los estudios con el mundo editorial, lo que creará más industria. Seguro que este complemento literario irá tomando más protagonismo con el tiempo", predice el experto.

Otra editorial que piensa estudiar esta nueva forma de literatura es Ifeelbook. El editor Miquel Horrach reconoce que lo consideran "como una vía que inexorablemente habrá que explorar, a expensas de cual vaya a ser su resultado y aceptación. Los hábitos de lectura van evolucionando, igual que lo hace la propia sociedad y las editoriales deberemos acomodarnos a la demanda".

Frente a las audiolibrerías, como la de la citada de Google Play Books, encontramos a las librerías de toda la vida, atentas ante un formato que no conciben como un enemigo ni les transmite desconfianza. "Yo entiendo el audiolibro como un complemento", afirma la presidenta del Gremi de Llibreters de Mallorca, Maria Barceló. La también responsable de la Llibreria Lluna asegura que de momento el audiolibro no les resta ingresos y que "es el menor de los males" para el sector. En su opinión, tiene cosas a favor, "un audiolibro es como un recital de poesía", y otras en contra: "Dicen quienes lo han probado que desconectas del libro, que te pierdes fácilmente y te evades".

"A mí me gusta tocar el libro, no necesito que me cuenten la historia", espeta Joana Berber, de Llibres Ramon Llull, al tiempo que recuerda que este formato no es nuevo y que hace décadas algunas editoriales, como Alfaguara, se adelantaron a su tiempo con casetes que recogían las voces de Fernando Fernán Gómez, Arturo Pérez-Reverte, Carlos Fuentes, Rafael Alberti o Juan José Millas, un experimento que no funcionó demasiado bien y cayó en el olvido, hasta ahora.

Sin subvenciones

El escritor Biel Mesquida es un firme defensor del audiolibro, a pesar de las reticencias que muestran las instituciones, contrarias a apoyar y subvencionar un formato al alza. Desde hace más de diez años lucha para levantar una colección de audiolibros en catalán. En su lista figuran tanto autores como narradores: Laia Martínez dando vida al Te deix, la mar como a penyora de Carme Riera; Toni Gomila interpretando las rondallas d'En Jordi d'es Racó; Josep Maria Flotats entregándose a El quadern gris de Josep Pla; o Emma Vilarasau narrando La mort i la primavera de Mercè Rodoreda. El propio Mesquida ya ha registrado la obra que eligió para este proyecto: La minyonia d'un infant orat de Llorenç Riber. "Elegí a Riber porque creo que con una lengua prodigiosa de un catalán de Campanet escrito por un hombre sabio nos da toda una visión panorámica sobre su infancia a principios del siglo XX, y nos refleja toda una riqueza de personajes, costumbres y paisajes extraordinarias con una lengua rica, musical y poética que puede hacer que el oyente pase un gustazo", aclara.

Lástima que el proyecto esté paralizado. "No hay interés por parte de las instituciones de Balears. No se entiende. Es uno de esos vacíos que hay. Los audiolibros, en una sociedad como la literaria catalana, tendrían que estar más potenciados, y subvencionados. En 2020 volveré a intentarlo", anuncia.

Mesquida descubrió los audiolibros en su juventud, en Francia, a través de voces como las de Jeanne Moreau, Catherine Deneuve, Roland Barthes o Simone de Beauvoir, aunque antes ya había sucumbido a aquella especie de audiolibros que fueron las rondallas dramatizadas de Mossèn Alcover, impulsadas por Francesc de Borja Moll a través de Radio Popular. "El audiolibro te brinda una forma de placer diferente al de leer la obra en silencio, y además creo que los audiolibros te permiten seguir una obra literaria cuando vas a caminar, circulas en coche, realizas trabajos domésticos o haces gimnasia", comenta.

"Siempre he considerado el audiolibro como un sistema que me despierta otros pensamientos, sensaciones, porque juega con una de las cosas más humanas y más musicales que tenemos, la voz. La voz humana es uno de los grandes prodigios que se producen y la buena literatura es música. No hay literatura si no hay música. Y esta música te llega mucho cuando hay una voz que la lee. Muchas veces cuando leo libros en papel hay trozos que me gustan tanto que los digo en voz alta, para sentir de un modo más claro la música de las palabras. Los audiolibros son como músicas literarias, conciertos verbales. Los audiolibros los dictan voces bellas, que saben dar toda la riqueza de los armónicos, matices, melodías, intensidades", argumenta el también director del Festival poético de la Mediterrània.

Ahora bien, como dice Miquel Àngel Llonovoy, "el audiolibro, según cómo, puede ser una manera contundente y dolorosa de asesinar una buena historia". El escritor y activista prefiere, ahora mismo, "l'audioviu, llegir en públic, escoltant-lo", aunque pregunta en voz alta: "A qui no li agrada que li contin històries? Res millor que una bona història, això sí, ben contada".

El perfil del usuario

Los diferentes y numerosos estudios realizados en torno al fenómeno del audiolibro indican que la mitad de los lectores del también denominado libro hablado son menores de 35 años. La ficción es lo más escuchado. En España, la media de escucha anual por persona es de 20 audiolibros frente a los 13,2 de libros electrónicos y de 11,2 de quienes prefieren el papel. En España se ha pasado de los menos de 3.000 títulos disponibles en el año 2016 a más de 10.000. Entre las ventajas que ofrece sus usuarios destacan que permite disfrutar de su autor favorito mientras se pasea, conduce, cocina o incluso practica deporte.

Compartir el artículo

stats