03 de diciembre de 2019
03.12.2019
Pensamiento

Un Cristóbal Serra inédito reafirma su capacidad de provocar

'El aire de los libros' recoge en un volumen el último material no publicado del sabio y erudito mallorquín - Se presenta hoy en Es Baluard

03.12.2019 | 00:58

"Defensor de la brevedad, antimoderno y rebelde, místico de la pirueta, epígono y precursor, siempre muy anciano y muy niño", así era Cristobal Serra (Palma, 1922-2012) a ojos de Josep Maria Nadal Suau quien se ha encargado de editar y prologar El aire de los libros, volumen inédito del erudito mallorquín que se presenta esta tarde a las 19:30 horas en Es Baluard con la presencia del escritor Agustín Fernández Mallo y del propio Nadal Suau.

Al poco tiempo de morir Cristóbal Serra, se encontraron en un baúl de la casa del escritor y traductor varios cuadernos manuscritos que recogían este El aire de los libros, un texto inédito, perfectamente acabado y listo para editar con indicaciones expresas del sabio, que fue escrito entre 2009 y 2012. "Fue una alegría inmensa ninguno de sus amigos, ni Andreu Ferrer, heredero de sus derechos, sabía de la existencia de un Cristóbal Serra inédito", refiere Nadal Suau. Siete años después del hallazgo, la obra ha visto la luz en la colección Cuadernos de Obra Fundamental de Santander Fundación.

Josep María Nadal Suau, escritor, profesor y crítico literario, ha incluido en el volumen otros textos serrianos, además del material inédito, que vienen a darle más fuerza e esta edición. En El aire de los libros Serra recoge más de cuarenta escolios o ensayos breves sobre libros y autores que le interesan aunque no se trata de comentarios críticos al uso sino más bien de una "confesión personal". Menciona que éste sería el tercer volumen que Serra dedica a su biblioteca personal pero con una diferencia respecto a los otros: "Es el más libre, el que plantea lecturas más inesperadas y sorprendentes. Es el cierre de su obra", refiere el crítico.

Acompañan a estos escolios otras dos secciones. Una de ellas recupera tres aproximaciones a Ramon Llull, la primera fue publicada en Papeles de Son Armadans en 1971, y la última, de 1998, estaba a destinada a acompañar un libro ilustrado por Miquel Barceló que no llegó a materializarse. La tercera sección la conforman Los cuadernos amarillos de... que también permanecía impublicada y que contiene tres ensayos: La melancolía: laberinto de dudas, El ocultismo y El humor. Ha querido Nadal Suau cerrar esta obra con En torno a la autoexpresión o elogio de la sencillez, el discurso que Serra leyó cuando fue investido doctor honoris causa por la Universitat de les Illes Balears. "Es un texto fabuloso para cerrar su obra completa porque es una automirada. Serra era muy consciente de lo que hacía, de su condición de autor".

Para Nadal Suau en este volumen el lector hallará su "sentido del humor y la capacidad de provocar. No creía en el pensamiento científico y académico sino en la imaginación, la gran herramienta para entender el mundo". En este sentido, subraya que esta reivindicación de la imaginación como instrumento de "indagación de la verdad actúa como contrapeso de ese pensamiento científico imperante. Hay otros modos de entender el mundo, de sugerir conexiones. Una de las fuentes de salvación del arte y de la poesía es que pueden ayudar a entender el mundo de una forma genuina". Destaca que la obra de Serra tiene "una levedad y una idea de la gravedad, del fragmento de la poesía que resulta muy moderno. Autores tan alejados de él como Fernández Mallo o Luis Vicente Mora encuentran en él una idea de cómo se ha de hacer literatura". Cree el editor que llegados a las puertas del centenario del pensador, que se conmemorará en 2022, "el público lector español está maduro para conocer a un autor raro y heterodoxo como Serra. Puede provocar una sensación nueva y tener cierto crecimiento dentro de su condición de autor minoritario", concluye el crítico y escritor.

Poco después de la muerte de Cristóbal Serra se hallaron en su casa estos cuardenos con material inédito, ordenado y listo para su edición

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook