10 de noviembre de 2019
10.11.2019
Figuración

Furor por los castings

El aumento de rodajes de ficción en la isla provoca un incremento de los procesos de selección para figuración en Mallorca - La empresa Palma Pictures realiza una media de 50 pruebas al año

09.11.2019 | 22:32
Furor por los castings
Convocatoria de Netflix para figurantes de la serie 'White Lines'.

A principios de abril, más de 4.000 personas se acercaron hasta la Misericòrdia (Palma) para presentarse al casting que Netflix convocó para encontrar "jóvenes desinhibidos y dispuestos a desnudarse" para trabajar de extras y figurantes en la serie White Lines, de Álex Pina. El martes y miércoles de esta semana pasada, más de 1.000 personas se presentaron al bar Sense món de la calle Can Armengol (Palma), donde la empresa Francis Fernández organizó un casting para buscar figurantes, esta vez para la serie Mentiras de Antresmedia que iniciará su rodaje en Mallorca a finales de mes. Aunque estas convocatorias sean extraordinarias, los números hablan sí solos: hay interés, ganas y curiosidad por los castings. Furor.

Pero no todas estas convocatorias provocan largas colas en la calle. La mayoría de los castings se hacen a puerta cerrada, y en Mallorca hay varias empresas que se dedican a ofrecer este servicio a las productoras. Es el caso de Mar Clar (Palma), que tiene su estudio situado en Cala Estància. Allí la visitan personas de todas las edades para fotografiarse, hacer un vídeo de presentación y estar en su agencia. "Lo que suele pasar es que te llamen de una productora y te describan el perfil que buscan y para cuándo. Cuando sé las personas de mi base de datos que encajan con su perfil tienen disponibilidad, les paso las imágenes. Y ellos eligen", explica la profesional, que cuenta con unas 2.000 personas en su base de datos.

El funcionamiento de un casting depende mucho de si se trata de ficción audiovisual, publicidad, teatro o figuración. "Buscar extras suele ser lo más fácil, porque muchas veces no buscan un perfil concreto, sino muchos diferentes. Por eso se hacen estas convocatorias tan grandes", dice. Y apunta también que las empresas extranjeras suelen trabajar más con las agencias de casting locales, algo que no sucede tan a menudo con las productoras nacionales. En cuanto a los presupuestos, según su experiencia, cuando se trata de series o películas, el presupuesto para el casting suele estar cerrado: "En él se incluye lo que cobra la agencia, el sueldo de cada figurante, y todo lo relacionado con la contratación". En cambio, las empresas de publicidad acostumbran a pedir presupuestos a las diferentes agencias.

Clar manifiesta que desde el rodaje de Turn Up Charlie, serie de Netflix que se rodó en Mallorca para la que gestionó los 500 extras, ha notado un incremento del interés. Algo en lo que coincide el actor y director de casting freelance Moritz Bonnín. "Es cierto que hay un aumento del interés por los castings, pero hay un profundo desconocimiento. Mucha gente se presenta a las convocatorias para salir en la tele o en el cine, sin saber que son grandes castings porque se necesitan muchos figurantes, que quizás luego no se ven", sostiene el actor, que también destaca las grandes diferencias entre los castings según para qué sean. "En los de figuración solo te hacen una foto y te cogen los datos. Para los de publicidad ya te piden un vídeo, para ver cómo te mueves, cómo hablas? Y según el producto a publicitar, te piden un acting relacionado con él. Por ejemplo, si es un anuncio de comida, es probable que te filmen comiendo en el casting", desarrolla Bonnín, que continúa: "Cuando se trata de una ficción que busca intérpretes, suelen hacerte llegar una parte del texto y la descripción del personaje para que puedas prepararte".

¿Cómo se hace un buen casting? En la opinión de Bonnín, no hay secretos: "Tienes que aprenderte el texto y prepararte el personaje. Dejar los nervios en casa y estar tranquilo. El trabajo previo es saber qué buscan, qué necesitan. A veces haces una presentación impoluta pero no te eligen por varios motivos, como el físico. No solo influye el acting en la decisión".

"No estar nerviosa, ser muy natural y no sobreactuar" serían también algunas claves para hacerlo bien en un casting. Lo cuenta Yasmín Vaquer, que es maestra interina. Como hay épocas en las que su trabajo es más inestable, cuando tiene disponibilidad se presenta a convocatorias que buscan perfiles como el suyo. "Hace unos cuatro años que me animé a apuntarme a una agencia. Una vez entras en la rueda, suele salirte bastante trabajo", explica. Vaquer ha participado como figurante en series como White Lines, Turn Up Charlie o White Gold, y en rodajes de publicidad de coches, alimentación y establecimientos hoteleros, entre otros. "Es una experiencia muy diferente a mi trabajo de maestra. Aunque hay rodajes largos, conoces a mucha gente. Es muy divertido".

Trabajo


El auge del interés en el sector audiovisual provoca que mucha gente se apunte a una agencia para probar suerte. Lo explican en Palma Pictures: "Después de las grandes convocatorias, siempre hay un repunte de las solicitudes. Pero luego ves que la gente no se lo toma en serio. No ven que esto es un trabajo, no un hobby. A veces nos han plantado el mismo día del rodaje. Hay quien no aparece". Para trabajar como figurante hay que tener disponibilidad total, y si no se puede asistir avisar con tiempo: "Mucha gente depende de los rodajes", señalan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook