Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música crítica: Raphael

Digan lo que digan

Pocos artistas musicales, del estilo que sea, tienen un público tan entregado e incondicional como el que tiene Raphael. Da igual si su voz ya no es la que era, él sigue siendo aquel que enamora, que seduce, que motiva escándalos. Digan lo que digan, hay Raphael para rato. Y si la voz falla, entonces sale la vena teatral de gran artista que es. Único sobre el escenario y capaz de aguantar dos horas y media de pie, cantando, moviéndose y bailando.

Raphael actuó en el Auditorium de Palma una vez más, con la Sala Magna prácticamente llena de seguidores que cantan sus canciones porque las saben de memoria. Donde la voz del cantante no llega, llega la del público.

El repertorio de Raphael es amplio, incluye temas nuevos y versiones de otros grandes como Carlos Gardel o Violeta Parra aunque la gente pide y aplaude a rebosar aquellos temas de referencia: Mi gran noche, Yo soy aquél, Escándalo, Digan lo que digan, Cuando tú no estás o Como yo te amo.

Esa versión del espectáculo vino arropada por el sonido de una orquesta sinfónica, la nuestra, además de por el de un pianista, un guitarrista, un bandeonista y, de forma puntual, por el de elementos electrónicos o pregrabados, como las cajas rítmicas y sintetizadores, que convirtieron algunos temas líricos en música tecno, con luces de colores incluidas, quizás lo más discutible de la propuesta. De todas maneras pocos escenarios pueden ofrecer una cantidad y una calidad de efectos lumínicos como lo hace el Auditorium de Palma. Todo un lujo.

Las armonizaciones orquestales son muy buenas, mantienen el espíritu inicial de los temas con el valor añadido de la solidez. Detrás de una orquesta sinfónica siempre se esconde mucha música.

Raphael volvió, triunfó y dejó la puerta abierta a otras visitas. El artista de Linares necesita de los aplausos, necesita la presencia del público que le adora. "Cuando tú no estás no tengo nada", parece susurrar a cada uno de los asistentes. Y ellos le contestan al unísono "Como yo te amo, nadie te amará".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats