10 de agosto de 2019
10.08.2019

Joan Soler coloca a la Mare de Déu sobre un lecho de tierra

La intervención del artista mallorquín remite al origen pagano de la fiesta que celebraba el descanso entre siembras - Se inaugurará hoy a las 20 horas en la iglesia dels Sagrats Cors

10.08.2019 | 02:45
El arquitecto y pintor Joan Soler, junto a la intervención que ha realizado en la iglesia dels Sagrats Cors de Palma.

Un lecho de tierra, simple, orgánico, y la Mare de Déu dormida sobre él, a la espera de la prometida resurrección. Así es como interpreta el arquitecto y pintor Joan Soler una de las tradiciones religiosas más arraigadas de Mallorca y el Mediterráneo: el llit de la Mare de Déu. La intervención de Joan Soler, que se inaugura esta tarde a las 20 horas en la iglesia dels Sagrats Cors de Palma, remite a la fiesta pagana que origina la celebración cristiana. Entre la terra i el cel aúna ambas creencias para "aportar algo nuevo y poner el foco de atención en la tradición para renovarla y reinventarla".

Para Joan Soler queda claro este paralelismo entre la tierra que descansa y la Virgen María que reposa antes de subir a los cielos en cuerpo y alma: "Es evidente la relación entre las ideas de descanso de la tierra y del descanso o dormición de la Mare de Déu que implica la muerte". Así, el artista ha realizado un lecho de tierra que proviene de una finca de secano situada en Bunyola. Este elemento se sitúa sobre un contenedor de madera sin tratar que se ha rodeado de una lámina de plástico transparente. "El plástico le da un aire más desenfadado ya que no quería caer en el tradicionalismo o la decoración", indica el artista que ha evitado el uso de telas rústicas o decimonónicas.

En opinión del autor, se trata de una composición sencilla pero que "estéticamente ofrece una imagen interesante". La talla gótica de la Mare de Déu dormida que yace sobre la tierra ha sido cedida para la ocasión por el convento de Sant Francesc: "Esta pieza tan hermosa no necesita más; no quería interferir en su potencia", abunda el artista, que actualmente también expone en la galería Gema Llamazares de Gijón. Como único motivo decorativo, una pequeña referencia a la siega del trigo en forma de sencillo haz de espigas.

La instalación se completa con una obra plástica del propio Soler que, según explica, "he pensado que es adecuado ya que hace referencia al cielo, las constelaciones y las estrellas fugaces". Se perfecciona así la idea del artista de ese tránsito, mirando "hacia la trascendencia desde lo material que es la tierra".

Aportación contemporánea

La exposición del llit de la Mare de Déu d'agost o de la Mare de Déu dormida es una tradición extendida por todo el Mediterráneo que en Mallorca goza de buena salud, en parte gracias a la labor de Amics del Patrimoni. La entidad trabaja desde el año 2003 en la recuperación de esta fiesta y su apuesta por la revisión y actualización de esta tradición se ha traducido en diferentes intervenciones de artistas contemporáneos. La exposición podrá verse hasta el 18 de agosto.

55 Mares de Déu Mortes en Palma y la part forana

La celebración de la Asunción de la Virgen el próximo 15 de agosto supone el retorno de la tradición, que se ha recuperado en los últimos años, de exponer los conjuntos escultóricos que representan a la Mare de Déu Dormida.  Se trata de una tradición que continúa viva no solo en el calendario litúrgico sino también en estas exposiciones y en otras manifestaciones festivas como la Processó de les Crestes de Pollença. Un total de 55 iglesias de Mallorca, 15 en Palma y 40 en la part forana, exponen estos días sus imágenes de la Mare de Déu Morta. En el sitio web  assumpciódelamarededeu.net se pueden consultar las iglesias y parroquias que participan en la muestra y los horarios de visita. La web contiene una serie de artículos especializados y una sección multimedia que incluye un clip de conservación preventiva.  Desde el año 2010 el departamento de Patrimonio del Consell está comprometido en la difusión de esta fiesta y de los bienes patrimoniales vinculados a la misma. Para Kika Coll, directora insular de Patrimonio, la divulgación de esta costumbre sirve también para proteger  y conocer el estado de conservación de estas piezas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook