Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Dioni lidera la fiesta del Atlético Baleares

El delantero andaluz anota un triplete en la goleada de los blanquiazules al todopoderoso Albacete en un entregado Estadio Balear - Los mallorquines, que se adelantaron a los cinco minutos, demuestran personalidad tras el empate

Dioni celebra con Vinicius el tercer tanto que le ha marcado al Albacete.

Dioni celebra con Vinicius el tercer tanto que le ha marcado al Albacete.

El estreno del Atlético Baleares ante su afición se convirtió en la fiesta de Dioni. El delantero cuajó una soberbia actuación al marcar tres de los cuatro tantos que le endosó al Albacete. Hay motivos para la ilusión en el Estadio Balear, no solo porque ayer goleara a uno de los gallitos de la Primera RFEF, sino por las señas de identidad que emite el grupo de Xavi Calm. Este equipo tiene hambre, juega con el cuchillo entre los dientes y quiere ascender. O al menos luchar por ello. Y tiene toda la pinta de que la solvencia que ha demostrado en estas dos primeras jornadas, venciendo al Cornellà (0-2) y a los manchegos no van a ser un espejismo, ni mucho menos. Tiene detalles importantes por mejorar, sobre todo en defensa, a la hora de recular, pero el margen de crecimiento es enorme. Estos seis puntos saben a gloria y aportan credibilidad y tranquilidad al ambicioso proyecto. 

No pudo empezar mejor el duelo. A los cinco minutos ya se avanzó de penalti cometido por el portero Rosic al tumbar a Canario. Dioni, la gran estrella del día, no perdonó desde los once metros. El susto llegó poco después. Jordi Sánchez se coló entre Ferrone, que no tuvo una buena actuación, y Olaortua, para plantarse ante René Román y batirle por bajo. A pesar de los más de treinta grados, el jarro de agua fría entre la hinchada local fue enorme. El gol del Albacete generó algunas dudas, algo inevitable sobre el papel frente a un equipo diseñado para regresar a la Segunda División. 

El Atlético Baleares había perdido el balón y sufría, sobre todo en su lateral derecho. De hecho, Rubén obligó a lucirse a René Román, primero, aunque todavía estuvo más cerca la diana visitante tras una buena jugada de Sergi Maestre, que se coló en el interior del área y su pase de la muerte fue rematado fuera por Jordi Sánchez. Y hasta aquí llegaron los de Rubén de la Barrera. El Atlético Baleares no les dejó crecerse más y demostró una enorme personalidad

Antes Vinicius Tanque ya lo había intentado con una fabulosa volea, pero el 2-1 llegó en una jugada de estrategia. Hugo Rodríguez lanzó magistralmente un saque de esquina y Olaortua metió la cabeza para aliviar a los suyos. La zaga de los albaceteños podría haber hecho algo más, pero todavía fue mucho peor la empanada mental en el tercero.  

Canario, qué bueno es este jugador, lideró una contra en la que combinó con Hugo Rodríguez, Djetei se mostró muy blando e incapaz de despejar y la pelota se quedó suelta para el más listo de la clase. Dioni demostró su olfato metiendo la bota para instalar el 3-1 en el marcador. Fueron minutos mágicos para los mallorquines, que necesitaban una inyección de autoestima de este calibre. 

Y el inicio de la segunda parte todavía elevó más la temperatura. Canario envió el balón al larguero tras una sensacional acción personal, la defensa del Albacete no reaccionó al pensar que Dioni estaba en fuera de juego y el andaluz, otra vez, anotó el 4-1

El encuentro había finalizado aquí, aunque todavía quedaban cuarenta minutos por delante. Un infierno para los visitantes y un regalo para los balearicos, que podrían haber endosado una goleada de escándalo. Calm aprovechó para dar su oportunidad a Manel, Cordero, José Fran y Armando, que mantuvieron el nivel, otra buena noticia. De hecho, José Fran estuvo muy cerca del quinto, pero Rosic despejó su tiro en una buena intervención. Los más de dos mil espectadores que asistieron al encuentro aplaudieron orgullosos por lo que acababan de presenciar. Es una victoria de prestigio que refuerza la fe y anima a seguir con una sonrisa en los primeros pasos de este curso. 

Compartir el artículo

stats