Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hördur Torfason (iniciador de la revolución de Islandia): «Necesitas pequeñas derrotas para ganar una gran batalla»

Hördur Torfason.

En 2008 este actor y activista islandés inició la revolución en su país que tumbó al Gobierno y encarceló a los banqueros responsables de su crisis financiera. En junio de 2011 aterrizó en la plaza de España de Palma —justamente rebautizada como ‘plaza Islandia’— para dar una charla invitado por los indignados. Responde a preguntas de este diario por correo electrónico desde

Reykjavík

¿Cómo lo hizo?

Empecé yo solo frente al Parlamento y una semana después hice un llamamiento para que se uniera más gente, hasta que cada sábado fuimos miles. En cada protesta preguntaba a la gente tres cosas: ¿Queréis que dimita el Gobierno? Gritaban que sí. ¿Queréis que dimita el Consejo de Supervisión del dinero? Gritaban que sí. ¿Queréis que dimita el consejo directivo del Banco Nacional? Gritaban que sí. Así sucedió.

En España eso estuvo muy lejos de suceder. ¿Es solo una cuestión de tamaño?

La diferencia entre Islandia y España es enorme. Era mucho más fácil gestionar una sola protesta en Reykjavík, en un país de 340.000 habitantes, que en toda España con sus casi 50 millones de habitantes y una cultura más compleja.

¿Qué herencia nos deja el 15M?

¿El 15M ha desaparecido? La historia nos ha enseñado que se necesitan muchas pequeñas derrotas para ganar una gran batalla. Los errores han sido mis mejores maestros, y los convierto en mis amigos, no en enemigos. Puede que el 15M, como tantos otros movimientos que nacieron como resistencia al colapso financiero global, haya desaparecido. Pero hicieron que la gente empezara a pensar en política de otra manera.

¿Le preocupa el mundo que vendrá después de la pandemia?

No, no estoy preocupado. Estoy tratando de adaptarme a la nueva realidad porque, a pesar de la esperanza que tienen muchas personas de poder volver a la vida como era, creo que eso es una ilusión. El coronavirus está cambiando nuestra vida en el planeta. Pero es que además, la vida está en constante cambio.

Compartir el artículo

stats