Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Semana Santa de puertas adentro

Antonio Alfaro, Pedro Barceló y Guadalupe Tomás de la cofradía La Esperanza.

Antonio Alfaro, Pedro Barceló y Guadalupe Tomás de la cofradía La Esperanza.

A estas alturas del calendario, todo estaría casi a punto para comenzar las distintas procesiones que conforman la Semana Santa en Palma. Sin embargo, todo quedó parado cuando el pasado 16 de febrero el obispo Sebastià Taltavull firmaba el decreto por el que quedaba anulada «cualquier manifestación de piedad popular a la Cuaresma, Semana Santa y Pascua que tenga lugar fuera de las iglesias».

«No había pasado nunca. Solamente se habían suspendido por lluvia. Recuerdo que en 2018 la del Viernes Santo, que ya se había iniciado, se paró porque granizó». Miguel Llabata, presidente de la Asociación de Cofradías, admite que «desde navidades ya esperábamos que fuera como en 2020. Estamos pendientes que se monten actos en las iglesias respetando el aforo permitido». La bendición de las palmas, el Via Crucis, la Santa Eucaristía son algunas de las ceremonias que podrían llevarse a cabo en el interior de las iglesias. Llabata que empezó como cofrade con 14 años lleva más de 50 viviendo desde dentro las procesiones. Por ello, dice haber acogido la noticia «con resignación y tristeza, pero se entiende la decisión. El riesgo es muy alto y no hay que jugarse el tipo y ser irresponsables».

Para los costaleros, la vivencia de la procesión es especialmente intensa. Bajo el paso, soportando su peso, sin ver lo que ocurre en el exterior, depende del capataz que les va guiando durante el desarrollo del desfile. Miquel Font, preteneciente a la cofradía de la Esperanza, iba a estrenarse como guía de costaleros en 2020 por lo que todavía no ha podido ejercer como tal: «El año pasado la suspensión cayó como un jarro de agua fría. Llevábamos ensayando desde el mes de enero, habíamos empezado a montar el paso que por cierto, sigue en la iglesia porque no hemos podido entrar a desmontarlo». Font, cuyo padre ya era costalero dice que «siempre he participado activamente en las celebraciones de Semana Santa, no recuerdo haber dejado de asistir. La he vivido siempre, la parte familiar y la cultural. A nivel personal es una pena, la emoción de salir, de reencontrarte con los compañeros, se echa de menos, pero se entiende».

Antonio Alfaro, Pedro Barceló y Guadalupe Tomás de la cofradía La Esperanza.

La banda de música de La Esperanza ofreció su último concierto hace más de un año, el 7 de marzo de 2020. «Desde entonces, no hemos podido volver a ensayar», dice Anabel Cirer, directora de la formación. La banda cuya actividad está muy ligada a la celebración de la Semana Santa, solía participar en alguna que otra fiesta de barriada. «Lo llevan muy mal porque es su gran pasión, hay gente que vive por y para la banda, pero entienden que tenemos que hacer bien las cosas». Cirer rememora la emoción de «procesionar detrás de la virgen, trabajamos todo el año para eso. El Lunes Santo es muy especial porque es la procesión de nuestro titular».

Imagen tomada en la Sang durante el Davallament de 2019, una fotografía que este año no se podrá repetir.

«Este año hubiera cumplido 68 años saliendo con la procesión. Lo hice por primera vez como monaguillo y no he fallado nunca» Pep Serra, presidente de la cofradía de la Creu de Calatrava, la más antigua de Palma, vive su segunda Semana Santa sin celebraciones en la calle. «Lo llevamos muy mal, no poder procesionar, ni poder reunirnos, pero tenemos que cumplir». Pep Serra confirma, sin embargo, que la iglesia dels Socors organiza diversos actos litúrgicos en el interior del templo, respetando las normas sanitarias: «Es una manera de poder asistir». A estas alturas, dice Serra, la cofradía ya lo tendría todo preparado: «Son dos meses y medio de trabajo, somos la cofradía que más pasos saca». Los más de cien cofrades que forman parte de la Creu de la Calatrava viven este momento «con tristeza, piensa que están esperando todo el año para salir y no podrán hacer nada».

Instantánea captada esta semana de una devota ante el Crist de la Sang.

Lluc Riera, prior de la Sang, sabe que para muchos fieles, va a ser especialmente dolorosa la suspensión de los actos de Semana Santa de esta iglesia: «Es una cosa única, la devoción al Sant Crist de la Sang», dice. Y por eso mismo entiende que no se puedan convocar los actos: «La multitud que se congrega no es controlable. La iglesia y el patio del hospital se llenan, la cola que se forma llega a la plaza». Sin embargo, Riera sabe que esta decisión se ha recibido con comprensión. «Este año, tenemos que pedirle al Crist de la Sang la superación de esta enfermedad y de esta pandemia. Que los fieles se encomienden como siempre lo han hecho y que sepan que el Cristo está aquí siempre, no solo estos días». Riera sabe que la suspensión del Davallament, que se celebra cada Miércoles Santo es uno de los actos más multitudinarios de estas fiestas y es por esto que, por segundo año consecutivo, la noticia será la ausencia de los numerosos fieles que en años anteriores acudían en masa a la Sang.

Los actos de esta semana

  • En la Sang

Hoy, domingo de Ramos, no ha habido procesión ni se han entregado palmas a los fieles en la Sang. El miércoles no se realizará la bajada del Crist de la Sang y solo habrá misas por la mañana a las 8:00 y a las 11:30. El Jueves Santo, Misa de la Cena del Señor a las 19:00 y el Viernes Santo celebración del Via Crucis también a las 19:00. El sábado, vigilia pascual, misa a las 19:00. Domingo de Resurección, misas en el el horario habitual.

  • En la Seu

Hoy, domingo de Ramos, Misa de la Pasión del Señor a las 10:00. No se bendecirán los ramos aunque sí se proporcionará uno a los fieles. A las 17:30, Via Crucis presidido por el Obispo. Los asistentes podrán participar sin moverse de sus asientos. El Lunes Santo, concierto de Projecte Home Balears a puerta cerrada a cargo de la Orquestra Simfònica de les illes Baleras, dirigida por Pablo Mielgo; y la Coral Universitat de les Illes Balears, conducida por Joan Company. 

Miércoles Santo, Misa Crismal a las 18:00. Jueves Santo, Misa de la Cena del Señor a las 18:00. No tendrá lugar el tradicional lavatorio de pies, pero los concelebrantes procesionarán hasta la Casa Santa. Viernes Santo a las 18:00, celebración de la Pasión del Señor, descendimiento de la Cruz y procesión del Santo Entierro. Sábado Santo, vigilia pascual las 19:00 para respetar el toque de queda de las 22:00. El Domingo de Pascua, a las 9:45 se iniciarán las laudes solemnes y a continuación se realizará la procesión del Encuentro. Acto seguido, solemne eucaristía de Resurrección. 

Compartir el artículo

stats