Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plaza Major de Palma espera otra gran reforma

El próximo 3 de febrero se cumplirán 50 años de la demolición de varios edificios de la plaza Major, una obra con la que se despejó este céntrico espacio en el que se iba a construir un aparcamiento de tres plantas subterráneas y las galerías comerciales

El rediseño de la plaza afectará a su superficie y a la planta subterránea.

El rediseño de la plaza afectará a su superficie y a la planta subterránea.

El futuro de la plaza Major y de sus galerías comerciales está pendiente de que el área de Participación Ciudadana traspase a Modelo de Ciudad las conclusiones de una encuesta que realizó a 2.000 personas para definir los usos de este espacio. Mientras la concejalía de Alberto Jarabo afirma que ahora la pelota está en el tejado del área de Neus Truyol, desde Urbanismo se asegura que están «esperando recibir toda la documentación sobre el proceso de participación para continuar el plan de trabajo». De momento, indican, no han recibido nada.

Es esta concejalía de Modelo de Ciudad la que debe convocar el concurso arquitectónico para la reforma de la plaza, incluyendo las demandas ciudadanas. Mientras esperan toda la documentación, ya han comenzado a diseñar el concurso de ideas. «Cuando tengamos la documentación, lo analizaremos y lo aplicaremos en la redacción de esta licitación».

espera otra

Por lo que dio a conocer el propio Ayuntamiento el mes pasado, los palmesanos reclaman que la reforma no afecte solo a las galerías comerciales subterráneas, sino también a la superficie de la plaza y a los accesos al aparcamiento. La encuesta reveló que los ciudadanos quieren que la planta soterrada sea una extensión de la calle y que la actividad que allí se genere no se limite al horario comercial, sino que sea continua.

MEDIO SIGLO ATRÁS

Volviendo a 1971, dos meses después de los derribos de edificios mencionados al principio, y mientras se excavaba trece metros para construir el futuro aparcamiento, el 5 de abril se inauguraba una pasarela metálica con la que se podía atravesar la plaza, uniendo calle Colom con Sant Miquel. Para evitar la impresión de caminar por este puente, y posibles incidentes, los laterales fueron tapiados, como puede apreciarse en las fotografías de aquella época.

Joan Riera, en su artículo La plaza Major después de 1969, recuerda que «el Ayuntamiento otorgó la concesión a Aparcamientos Insulares SA. Las obras comenzaron en julio de 1970 y se convirtieron en todo un espectáculo ciudadano. La perforación, la hipotética construcción de una calle subterránea que enlazara con Ferreria, la instalación de una pasarela colgante para unir Sant Miquel con Colom, el destino de la pasarela tras las obras... todo fue motivo de comentario entre los palmesanos».

Obras del aparcamiento a principios de los 70.

Bartomeu Bestard, cronista de la ciudad, también recoge en una Crónica de antaño que la actual plaza Major tardó 140 años en ser construida, desde que «el 11 de diciembre de 1833 el Ayuntamiento de Palma se posesionó definitivamente del solar» de la antigua Casa Negra, sede del tribunal de la Inquisición. Su intención era construir ahí una nueva pescadería municipal. El 24 de marzo de 1834 se realizaron obras destinadas a nivelar el terreno, pero el espacio disponible resultó insuficiente para los planes consistoriales, así que este lugar, finalmente, acabó acogiendo un mercado de abastos con gran éxito entre la población.

espera otra | DM

«Hacia 1862, se evidenció que el Ayuntamiento tenía la intención de construir una gran plaza en este lugar», recuerda el cronista. Fue en ese año cuando se la bautizó con el nombre de plaza Major. «Parece ser que también fue por esas fechas (1864) que se decidió el alzado de los edificios porticados que deberían delimitar la plaza. Todas sus fachadas deberían tener el mismo aspecto llegando, incluso, a definir su color: betún arenisco» aporta el cronista.

LA PLAZA DEFINITIVA

En las décadas posteriores la plaza fue tomando forma, aunque con grandes parones, ya fuera por falta de presupuesto o por la Guerra Civil. En su Plan de Reforma Interior de Palma, ganador del concurso convocado por el Ayuntamiento y aprobado en 1943, el arquitecto Gabriel Alomar proyectó «la dignificación» de la plaza Major. Este urbanista impulsó el cerramiento de este punto de la ciudad con cuatro fachadas porticadas iguales y solventaba el desnivel con el paseo de la Rambla mediante una escalera monumental, «poco que ver con la que finalmente se construyó», apunta Bestard en su crónica. Las obras avanzaban lentamente cuando en 1969 el Ayuntamiento decidió construir el aparcamiento.

espera otra | DM

La plaza Major tal como la vemos hoy se inauguró en 1973. Teniendo en cuenta los plazos que requieren las obras públicas, resulta complicado prever cuando la siguiente gran reforma será una realidad.

Compartir el artículo

stats