Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oblicuidad | Abascal protagoniza el libro del año

Santiago Abascal.

Santiago Abascal. Reuters

E s difícil seleccionar el libro del año, porque el exceso de publicaciones no garantiza la pésima calidad del conjunto. Siempre se cuelan los suficientes productos de mérito para abastecer una polémica. A fin de sellar la distinción, es útil rastrear las elecciones de otros escritores. En ausencia de un método científico, hay que confinar la decisión a un volumen que pueda defenderse con cierta honestidad. Bajo estas cautelas, el libro de 2020 en todo el mundo es Twilight of democracy o El ocaso de la democracia de la historiadora Anne Applebaum, ganadora de un Pulitzer por un volumen anterior sobre el telón de acero, experta en Europa del Este y esposa de Radoslaw Sikorski, que fue ministro de Asuntos Exteriores conservador pero no tanto de Polonia.

Antes de que se abatan sobre nosotros las acusaciones de definir a una mujer por su matrimonio, todos los datos consignados no solo son utilizados con abundancia por la autora en el delicioso El ocaso de la democracia, sino que probablemente explican su éxito. Sin embargo, el titular de esta reseña anuncia que «Abascal protagoniza el libro del año», y todavía no se ha lanzado ninguna pista al respecto. Hemos de apresurarnos a reseñar que la tesis de Applebaum apunta a que la radicalización de la derecha civilizada, en la que se alinea junto a Sikorski, ha provocado una centrifugación del espectro político que amenaza con descoyuntar el sistema occidental de convivencia.

En la copiosa documentación para un libro de apenas dos centenares de páginas, Applebaum recibió del Washington Post la encomienda de analizar el fenómeno de Vox en España. De este modo, Abascal no conquista el protagonismo literario en el libro más importante del año en España, probablemente un oxímoron, sino en el documento político que absorbe ahora mismo a la intelligentsia planetaria. Los amigos de relativizar los logros hispanos aludirán a que Abascal entra en el ensayo a caballo y con la banda sonora de El señor de los anillos, pero este detalle enorgullecerá a un político que fracasó en su parodia de Donald Trump también llamada moción de censura.

El ocaso de la democracia no arranca bien, parece el habitual texto exculpatorio de la derecha vergonzante, pero Applebaum cabalga con un brío ejemplar, precisamente a raíz de la entrada en juego de Abascal. Puede que Vox no consiga el poder, pero su líder se erige en poderoso ejemplo de la degradación histérica del pensamiento conservador.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats