Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma

Que aprenda a perder

Que aprenda a perder

Los que defienden que se inculquen a los niños los valores de la competición deportiva aseguran que una de las enseñanzas más valiosas que aportan es que aprenden a ganar y a perder. Pues, según quienes le conocen, el deportista de élite Leo Messi llega al último tramo de su carrera sin saber perder. O no fue a clase el día que enseñaron a aceptar las derrotas o, a costa de ganar, no recuerda dónde lo puso. Al equipo que capitanea le metieron ocho y eso le hizo un siete al ego que viste el número diez.

La anomalía que es el fútbol profesional está hecha de una suma de anormalidades educativas. Tenemos imágenes del Messi niño que llevaba dentro el Messi grande. Al chaval lleno de carencias emocionales sólo le potenciaron sus abundantes competencias futbolísticas y hoy Leo tiene algo de enano grande o de gigante pequeño. Ni al club ni al padre les ha importado eso porque las desproporciones son una de las claves de los espectáculos populares.

En el fútbol hay que ganar, ganar y ganar y volver a ganar y ganar y Messi hacía eso estupendamente, aunque fallara en lo contrario. Si alguna vez perdía, como no sabía hacerlo, no tenía continuidad y al partido siguiente ganaba el doble, aunque sobrara la mitad. Nadie se pregunta si esa es una manera sabia de ganar o es la otra cara de no saber perder. Se lleva mucho no saber ganar. A perder se aprende perdiendo, pero es difícil porque toda la enseñanza está enfocada a ganar. Aunque podría y debería estar orientado, perder es un aprendizaje autodidacta. Sólo sabemos de triunfadores hechos a sí mismos. A los perdedores hechos a sí mismos no les publican libros sobre cómo lo hicieron y, si llegan a editárselos, los ponen en la sección de novela, no en la de autoayuda.

Es una pena que sea así porque las personas que no saben perder hacen mucho daño a los demás, sobre todo en disciplinas en las que los resultados no se miden en asistencias y goles y a la vista de todos. Son personas que no ganan en el campo, sino en los vestuarios o en las concentraciones. Todos conocemos a alguno.

Compartir el artículo

stats