Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista virtual

Ortega Smith: "Jorge Campos, ¿quién es ese?"

Ortega Smith: "Jorge Campos, ¿quién es ese?"

¿Qué tal, don Javier?

Pues mire, mal. Desde que tengo que disimular para que parezca que soy demócrata estoy en un sinvivir.

Revisando su biografía, me ha llamado la atención que en 1994 se presentase usted a las elecciones europeas por Foro-CDS de Punset

Sí, lo reconozco. Yo también tengo un pasado de extrema izquierda. Solo tenía 26 años.

Hizo usted la mili con los Grupos de Operaciones Especiales (GOE)...

No le tengo que negar que me va la marcha más que bastante. Aprendí, eso sí, a repartirlas como si fueran panes.

En 2016, heroicamente, integró usted un grupo activista que desplegó una bandera de España en Gibraltar...

Sí. Aún me dan escalofríos cuando lo recuerdo.

¿Cómo acabó aquello?

Como soy un GOE, condición que dura toda la vida, me lancé intrépidamente al agua y huí a nado. Algo fuera del alcance de la mayoría de las personas que no sean patriotas.

Sostiene usted que los inmigrantes traen graves enfermedades contagiosas. ¿Cuáles?

La ira. No se imagina usted el cabreo que tenemos los de VOX con los inmigrantes. Que nos lo contagiamos los unos a los otros, y cada día que pasa estamos peor.

También sostiene usted que Cataluña recibe un tercio del dinero que hay en España...

Y eso tirando por bajo. Esos sí que nos roban.

¿Cómo arreglaría usted el conflicto catalán?

Primero, no llamándole conflicto, so bobo. Y segundo, convirtiendo Cataluña en un patatal y un huerto trabajado en su totalidad por inmigrantes, con lo que mataríamos dos pájaros de un tiro.

¿Y qué haría con los independentistas catalanes propiamente dichos?

No me escucha usted. He dicho que mataríamos dos pájaros de un tiro.

¿Está usted contento con Jorge Campos

¿Quién es ese?

¿Alguna opinión sobre la reciente exhumación del general Franco?

Muy disgustado. Le tenía yo preparada una habitación en mi casa, pero ni siquiera me han querido escuchar.

Mucha suerte en las elecciones...

La suerte sería que no hubiera más elecciones. Nunca jamás, quiero decir.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats