Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caracoles al estilo ermitaño

Ermita de Betlem.

Ermita de Betlem. b. capó

Tras la festividad de sant Marc, suele proliferar en nuestra cocina el guiso de caracoles. La receta de hoy -que debemos a Miquel Rigo Far (El Terreno, Palma, 1932) que vivió la cocina de los ermitaños algunos años y es autor con el seudónimo de Miquel de Binifar del libro entrañable La cuina dels ermitans (Miquel Font editor, 1996)- revive una caracolada eremítica.

Ingredientes: caracoles, huevos cocidos, patatas, judías tiernas, hierbas aromáticas, guindilla, cebolla, tomate, ajos, laurel, aceite, sal, pimienta y agua.

Preparación:

-El día antes, pondremos los caracoles en un recipiente con humedad, harina e hinojo.

-Al día siguiente los limpiaremos con agua repetidas veces y los pondremos a cocer lentamente varias horas con un manojo de hierbas (hinojo, hierbabuena, mejorana, toronjil, costo) y una guindilla.

-Cambiaremos el agua y subiremos la intensidad del fuego.

-Aparte prepararemos un sofrito a base de cebolla, tomate, ajos, una hoja de laurel y unos cuantos huevos cocidos troceados. Cuando esté en su punto, mezclaremos el sofrito con los caracoles. Salaremos adecuadamente.

-Cuando hierva de nuevo, agregaremos unas patatas y judías verdes.

-Cuando las patatas hayan cocido lo suficiente, pondremos unas sopas en los platos individuales y las escaldaremos con el caldo de los caracoles, las patatas y las judías.

-De segundo plato, consumiremos los caracoles acompañados de una salsa hecha a base de patata hervida chafada, aceite, ajos y sal. Un allioli tradicional.

Compartir el artículo

stats