Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puntos sobre las uves

Que viva el padre Jorge

Te pasabas por la sacristía en Granada y salías que igual tenían que darte friegas en salva sea la parte; eso sí, santificado. Porque en la diócesis granadina, con el beneplácito de su arzobispo „que ya tapó estas cuestiones cuando era obispo de Córdoba„, tenías todas las posibilidades de acabar canonizado: virgen y mártir (lo primero por delante y lo segundo por detrás).

El gran cambio „le llaman„ de la Iglesia es que el padre Jorge „alias Papa Francisco„ es el que tiene que pedir disculpas y estimular las denuncias. Qué podredumbre tiene que haber en esa organización sectaria para que haga falta que su dirigente mundial pase la vergüenza de tener que pedir perdón porque han abusado de niños. No de adultos, que ya sería grave… de niños.

Compartir el artículo

stats