AL MINUTO

Explicar la muerte a los niños

Muchos adultos quieren proteger a los menores del sufrimiento y les ocultan la pérdida de los seres queridos

 14:29  
Unos niños afectados por la muerte de un familiar cercano.
Unos niños afectados por la muerte de un familiar cercano. EFE

TEXTO DE ANA VALLS “El abuelo se ha ido de viaje”; “en este momento no puedes hablar con él, ya le verás más tarde”; “la abuela está en el cielo con los ángeles”. Son algunas de las respuestas que un gran número de progenitores da a unos curiosos y preocupados hijos que no entienden muy bien qué ha pasado con su abuelo, abuela u otro familiar y por qué están todos tan tristes a su alrededor.

La muerte, tanto de un ser querido como de otros seres humanos, genera una tremenda desazón, cuando no miedo o pánico, y hace que cada uno sea más consciente de su mortalidad. En el caso de los niños, el duelo se vive de forma muy distinta dependiendo de la edad y la forma en que los padres comunican la información. Y es que hasta los progenitores más resueltos pasan por un mal trago y recurren a manidos clichés que sólo confunden aún más a los pequeños, teniendo además que lidiar con sus sentimientos de tristeza y dolor.

Paloma Rosado, encargada de los talleres para niños en situación de duelo de la asociación madrileña Alaia-Duelo, señala que el deseo de los padres de proteger a sus hijos es tan grande que se intenta por todos los medios evitar que estén expuestos a cualquier dolor o sufrimiento, “cuando hay procesos para los que deberíamos prepararles”.

Ante la muerte de un familiar, los niños reaccionan de maneras muy distintas y es importante que los padres estén preparados. New York Life, una de las aseguradoras norteamericanas con más renombre en el sector, publicó un folleto informativo (puede descargarse de su página web y en español, www.nylgriefguide.com), donde se dan algunas claves para conocer cómo pueden responder los más pequeños ante la muerte.

Entre los sentimientos más comunes está la culpabilidad. Los niños temen ser responsables de la muerte acaecida e incluso, como afirma Paloma Rosado, “cuando tienen entre dos y cinco años, momento en que se desarrolla el pensamiento mágico, pueden llegar a creer que el haberse enfadado mucho con la persona fallecida ha podido causarle la muerte”.

Cumplidos los seis años, los niños empiezan a asimilar la idea de que quien muere no va a volver, y a partir de los ocho, interpretan la situación de un modo más preciso. Por ello, la experta recalca la importancia de dar una información clara, veraz y concisa: “Nunca se debe mentir ni decir que la persona fallecida ‘se ha ido de viaje’. Es importante que sepan desde el principio que ha muerto y que no va a volver”.

En el caso de las familias que creen en una vida después de la muerte, lo ideal es respetar dichas creencias, pero “siempre explicando el proceso real y físico que conlleva el fin de una vida”. Todo ello, con palabras que el pequeño pueda comprender.

Para transmitir esta información hay que generar una situación “lo más acogedora posible”, indica Rosado, “sin interrupciones, aceptar la respuesta del niño sea cual sea, dejándole que se exprese, y actuar como filtro de las emociones que siente y que pueden desbordarle”.

Otro dato en que concuerdan New York Life y la asociación por el duelo Alaia es la importancia de que los adultos, padres, parientes o amigos no escondan su dolor y expresen su tristeza, “siempre que no sea de un modo desconsolado”, puntualiza la experta de la asociación española. “Eso les enseña que ellos también pueden llorar delante de los demás”, añade. “Es bueno –dice– hacerlo juntos y abrazados, sin caer en la autocompasión y sin que se alargue demasiado en el tiempo”.

En cuanto a si el menor debe asistir al entierro o funeral, los expertos concluyen que sería la opción más acertada. Los pequeños, como se transmite en el informe de la aseguradora americana, “necesitan saber que no se les va a excluir en este proceso y que van a poder despedirse de forma adecuada”. Para la encargada de los talleres de Alaia, “mientras no se esperen manifestaciones de dolor demasiado exaltadas y violentas, cuando los niños comparten una situación importante con su familia, se sienten también importantes”.

¿Y qué hacer ante la enfermedad? “Hugo tiene ocho años. Está triste, decaído y se enfada con más facilidad de la habitual. A su madre le han diagnosticado “una grave enfermedad” que requiere un tratamiento largo. En casa está todo el rato pendiente de su madre y ni siquiera hace los deberes. Al preguntarle, dice haber escuchado algo referente a la enfermedad, pero no sabe qué es ni cuánto va a durar. El caso no es el único al que la psicóloga Susana de Cruylles se ha tenido que enfrentar. Su labor en el hospital Príncipe de Asturias de Madrid le ha llevado a conocer de cerca la historia de muchos niños que se han tenido que enfrentar a la enfermedad de un padre, madre o familiar cercano.

La experta afirma que las claves o los pasos que seguir para informar o explicar al menor la situación son bastante similares a los empleados a la hora de comunicar un fallecimiento. Cruylles recuerda que “el niño depende del adulto, y su proceso de aceptación va ligado al de sus cuidadores más cercanos”. Así, si se siguen las pautas establecidas, “y dentro de ámbitos familiares estructurados y sanos –puntualiza Cruylles–, estas instrucciones son suficientes para tranquilizar a padres y niños afectados”.

A las claves para manejar el luto, la psicóloga también añade la importancia de mantener la rutina habitual de los más pequeños, evitar separaciones innecesarias y fomentar pensamientos positivos.

Esta psicóloga, como otros especialistas, también ofrece tratamientos a corto o largo plazo a pacientes derivados por el pediatra con patologías producidas por la situación traumática y que van desde trastornos de alimentación o por déficit de atención con hiperactividad, hasta fobias o depresiones. En cualquier caso, la experta recomienda visitar al médico de cabecera habitual primero para asesorarse si la situación lo requiere.

Las claves
-Explicar la muerte con términos comprensibles y reales.
-Escuchar las inquietudes, los temores y las fantasías del niño.
-Hacerle saber que él no tiene la culpa.
-Que sepa que siempre habrá un adulto de confianza que le va a cuidar.
-Comunicarle que no tienen por qué morir pronto otros familiares significativos.
-Abrazarle, besarle, transmitirle todo el cariño posible.
-Asegurarle que volverá a sentirse bien.

Direcciones y datos de interés
Asociación Alaia-Duelo (www.alaia-duelo.com, 915-494-756). Organiza talleres dirigidos a niños para ayudarles a superar la fase de duelo rodeados de otros compañeros en su misma situación y con la familia como apoyo.
Sesame Street (www.sesamestreet.org/parents/grief). La versión americana de la conocida serie Barrio Sésamo es toda una institución en Estados Unidos, y su web ofrece, además de actividades de ocio, una sección en español con entretenidos vídeos, juegos y documentación para ayudar a los niños a superar junto a sus padres la muerte de un familiar cercano.
Algunos libros Sobre duelo infantil:
¿Dónde está güelita Queta?, Editorial Destino.
¿Dónde está el abuelo?, Editorial El Triciclo.
Sobre enfermedades:
El papá de Mía está raro.
Fufú y el abrigo verde.
La madre de Mark está deprimida.
(según la web de la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental).

  HEMEROTECA

Expertos en salud

Los perjuicios del sueño

El sueño conserva y aumenta el efecto de los recuerdos emocionales desagradables

Alimentación correcta

Hay que incrementar la actividad física y mejorar los hábitos alimenticios, volviendo a la dieta mediterránea

Ir al médico cuando está justificado

El diagnóstico precoz del cáncer mejora la supervivencia, pero muchas veces los enfermos se curan por si solos

Una historia de progresos

Los últimos premios Nobel en medicina han aportado a la ciencia grandes descubrimientos

El Teléfono de la Esperanza responde....

La crisis ha disparado las llamadas a esta ONG, que responderá a los lectores el lunes 16 a las 11:00 horas

El estrés afecta a la próstata

Los síntomas de la llamada hipertrofia benigna de la próstata se agudizan en situaciones concretas de estrés

Más noticias de Expertos en salud

Psicología

Las dos caras de la soledad

Estar solo, sentirse solo, se percibe como algo negativo...

Miedo a cumplir años

Nadie quiere envejecer, y lo cierto es que, según algunos estudios...

Extraescolares con sentido

La normalidad - al menos, horaria- se ha instalado en...

Menos es más

En una sociedad en la que el crecimiento continuado es el motor...

 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  DIARIO DE MALLORCA |  LOCALIZACIÓN |  REDACCIÓN |  SUSCRIPTORES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
diariodemallorca.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de diariodemallorca.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya