29 de julio de 2016
29.07.2016

Un guardia civil, arrestado por colaborar con una banda de ladrones de casas en Eivissa

Desarticulado un grupo que habría desvalijado más de treinta viviendas en la isla durante el verano

29.07.2016 | 02:45
Los agentes de la Guardia Civil, durante uno de los registros de ayer en Eivissa.

La Guardia Civil arrestó ayer a cinco personas, entre ellas un agente del cuerpo, presuntos integrantes de una banda que habría desvalijado más de treinta casas de la isla durante el verano, golpes con los que habría logrado en algunos casos botines de más de 100.000 euros. Los presuntos delincuentes, marroquíes de origen francés, están acusados también de robo de vehículos, tráfico de droga y distribución de moneda falsa. La operación, llevada a cabo en colaboración por agentes de la Policía Judicial de Mallorca y Eivissa, seguía abierta ayer y no se descartaban más detenciones.

Los investigadores de la Guardia Civil llevaban semanas tras la pista de una banda de ladrones especializados en robos en domicilios, tanto habitados como vacíos. Desde principios de verano el grupo había desvalijado más de treinta casas de toda Eivissa. En algunos casos entraron en chalés de lujo donde lograron botines muy cuantiosos, tanto en dinero como en joyas, relojes de alta gama, electrodomésticos o cámaras. En uno de los golpes el botín superó los 100.000 euros, pero hubo otros en los que se hicieron con dinero y efectos valorados en varias decenas de miles de euros.

La investigación culminó ayer cuando los investigadores de la Policía Judicial de Eivissa, apoyados por especialistas desplazados exprofeso desde Palma, procedieron a la detención de los primeros cinco sospechosos. Cuatro de ellos eran marroquíes, mientras que el quinto era un agente de la Guardia Civil, que presuntamente colaboraba activamente en los robos.

Los responsables de la operación practicaron varios registros domiciliarios, donde encontraron una gran cantidad de joyas y efectos de valor presuntamente procedentes de los robos, así como herramientas que utilizaban para perpetrarlos. Los investigadores se incautaron también de una pistola simulada, una decena de billetes falsos, y varias partidas de distintas drogas.

La banda supuestamente vendía parte de los efectos robados en Eivissa y el resto lo llevaba a Marruecos, donde lo comercializaba en el mercado negro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine