fotografía

Jordi Bernadó dispara 32 instantáneas irónicas en el Centre Cultural de Andratx

11.07.2008 | 00:00
Jordi Bernadó inaugurará su retrospectiva mañana, a partir de las 20 horas. Jordi Bernadó inaugurará su retrospectiva mañana, a partir de las 20 horas.

El artista catalán expone hasta el 31 de agosto su mirada reflexiva, humorística y a la vez desoladora del paisaje urbano

A bote pronto, de las 32 imágenes que componen la retrospectiva del fotógrafo Jordi Bernadó, al espectador isleño seguro que le llaman la atención tres instantáneas que retratan el interior del Mustang Ranch, uno de los lugares sobre los que muchos han vertido sus elucubraciones para tratar de visualizar, imaginación mediante, sus interiores. Otra imagen de la exposición vuelve a conectar con Mallorca. Se trata de la captación de una escena costumbrista, a las 11 horas de la mañana, en un centro de ocio llamado Megapark de s´Arenal. "En esta foto, fíjate, cada cual tiene una historia diferente. Hay una pareja en la piscina, otro tipo ebrio bebiendo de un bidón con pajitas kilométricas. Y, en primer plano, las piernas de una mujer", detalla Bernadó.
El conjunto final de imágenes que puede contemplarse en la galería del Centro Cultural Asbaeck de Andratx es fruto de una selección de varias instantáneas representativas de la trayectoria del fotógrafo, desde las primeras en blanco y negro de Berlín, datadas en 1993, hasta las más recientes (de este año), pertenecientes a uno de sus proyectos en curso llamado Welcome to Espaiñ, con el que participa en la exposición El arte español de Picasso, Miró, Dalí y Tàpies a la actualidad, que tiene lugar en el Palazzo Sant Elia de Palermo.
Asimismo, se recogen muestras de otros proyectos intermedios, como es el caso del de Atlanta (1994), en cuyas instantáneas la ciudad es examinada a través de una mirada objetiva e incisiva que pone de manifiesto que Atlanta es más un paisaje que no una ciudad. De City City World World (1996-2004), pueden verse paisajes urbanos de Roma, Dubai, Texas, Tokyo o Detroit, una ciudad que sorprendió al catalán por estar su casco urbano abandonado.
Bernadó es un polifemo del flash que fotografía buscando la hilaridad del espectador a partir del extrañamiento, una comicidad que tras varios segundos de contemplación se torna triste, pero sin hacer concesiones al drama.

Enlaces recomendados: Premios Cine