Instalaciones

Cort quiere utilizar para usos ciudadanos parte de Son Dureta

El Ayuntamiento negocia con el Govern la posibilidad de convertir algunas dependencias del antiguo hospital de referencia en un centro cultural y otros equipamientos para las barriadas de Gènova y sa Teulera

18.03.2016 | 02:16
El hospital de Son Dureta está cerrado desde 2010, cuando entró en funcionamiento Son Espases.

El dato

  • La ciudad compró el solar de Son Espases por 7,2 millones sin nada a cambio

    Desde que en 2004 se decidió que se abandonaba Son Dureta para construir el nuevo hospital de referencia en Son Espases, han sido constantes los anuncios de negociación por parte del los sucesivos ayuntamientos palmesanos para hacerse o bien con el solar del antiguo hospital o para la utilización de parte de sus dependencias. El Ayuntamiento pone sobre la mesa que los ciudadanos de Palma abonaron los 7,2 millones que costó la compra de la finca de Son Espases Vell para la construcción del nuevo hospital de referencia. En un primer momento, el gobierno municipal de Catalina Cirer, por boca del exteniente de alcalde Javier Rodrigo de Santos, anunció que Son Dureta se demolería y que el solar resultante, de 75.000 metros cuadrados, pasaría a ser municipal para engrosar el espacio libre público del bosque de Bellver. No obstante, no se formalizó ningún acuerdo al respecto y, además, con posterioridad, se descubrió que el solar era propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social, por lo que si Son Dureta dejaba de tener el uso sanitario revertiría a esta administración.
    El gobierno de Aina Calvo negoció la posibilidad de que parte del antiguo hospital se convirtiera en una residencia para la Tercera Edad, además de la cesión de parte del solar para mejorar los accesos al bosque de Bellver desde las barriadas de sa Teulera y Son Armadams. Por el momento, ninguna de las propuestas que se han puesto sobre la mesa ha prosperado. Mientras tanto, las instalaciones y la zona continúan degradándose.

El Ayuntamiento de Palma negocia con el Govern balear la utilización de parte de las antiguas instalaciones del hospital de Son Dureta para usos ciudadanos.

La concejala de Participación Ciudadana, Eva Frade, reveló ayer en la comisión informativa de Servicios a la Ciudadanía, que el departamento de Urbanismo que dirige el teniente de alcalde Antoni Noguera está interesado en que parte de las antiguas instalaciones hospitalarias, ahora en desuso, puedan pasara ser gestionadas por el Ayuntamiento de Palma con la posibilidad de poder utilizar estos espacios como un centro cultural para las barriadas de sa Teulera, Son Dureta y Son Armadams.

Frade rechazó con este razonamiento la proposición del grupo municipal de Ciudadanos para que se mantenga el uso sociocultural de un solar de propiedad municipal situado frente al antiguo hospital con el fin de construir un Casal de Barri.

Se trata del mismo solar que el equipo de gobierno quiere recalificar para ubicar en él un centro de acogida temporal para familias trasladando los módulos prefabricados del edificio que ocupaba en la Gruta de es Molinar el antiguo centro del Servei de Acogida y Protección Social (SAPS), que debe ser desmantelado por sentencia judicial firme.

Este traslado ha sido rechazado tanto por los vecinos de las barriadas de sa Teulera, Son Dureta y Son Armadams como por los grupos municipales de la oposición del PP y Ciudadanos.

Al respecto, en la misma comisión también se rechazó una proposición presentada por el grupo municipal del PP en la que se insta al equipo de gobierno a paralizar el cambio de uso de este solar hasta que se disponga de informes técnicos emitidos por la concejalía de Servicios Sociales que avalen la idoneidad de la ubicación y de las instalaciones.

Asimismo, el concejal conservador Guillermo Sánchez pidió también que estos informes avalen si las nuevas instalaciones del centro de acogida familiar mejoran la calidad de vida y asistencial a los futuros usuarios del centro respecto al servicio que se les está dando actualmente en es Convent.

La concejala de Servicios Sociales, Mercè Borràs, rechazó la propuesta al considerar que estos informes ya se han realizado y se acompañan al expediente de modificación puntual del Plan General.

En relación a la ausencia de colegios y centros sanitarios existentes en la zona en la que se va a ubicar el nuevo centro, Borràs manifestó que la intención de su departamento consiste en que las familias acogidas no se desarraiguen de su entorno habitual y, en consecuencia, continúen utilizando los servicios médicos en el mismo centro y que los escolares sigan en el centro de procedencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine