ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
Demolición

Patrimoni rechaza proteger el monumento de sa Feixina por carecer de "valores"

Con 9 votos a favor y 3 en contra se ratifica el informe de los técnicos del Consell que ya se opusieron a declararlo BIC o Bien Catalogado

23.12.2015 | 01:14
El monumento de Sa Feixina no será BIC ni Bien Catalogado.

Una semana después, la Comisión Insular de Patrimoni votó a favor ayer de dejar sin protección al monumento al crucero Baleares emplazado en Sa Feixina. Por nueve votos a favor y tres en contra, los del Partido Popular y Ciudadano's, se rechazó declarar el monolito Bien de Interés Cultural o Bien Catalogado. Siete días atrás, los técnicos ya rechazaron iniciar el expediente que hubiera dado luz verde a tramitar ambas protecciones. Se ratifica así por la comisión política el derribo del monolito que tributa la memoria de los muertos en el buque franquista durante la Guerra Civil.

El informe técnico emitido la semana pasada y que ahora queda certificado por la máxima autoridad patrimonial indicó que después de haber analizado sus posibles valores urbanísticos, artísticos o históricos, así como la calidad de su proyecto y el estado de conservación, "no se han encontrado valores patrimoniales que justifiquen la aplicación de alguna de las figuras de protección establecidas en la Ley de Patrimonio Histórico de las Illes Balears".

Cort tiene así allanado el camino para derribar este monumento que solo defienden el PP, Ciudadano's y ARCA. El nuevo Consistorio ya había anunciado su intención de demoler lo que para muchos es una enaltación del bando vencedor de la Guerra Civil, el franquista.

Precisamente con el ánimo de evitar el derribo, los grupos del PP en el Ayuntamiento y en el Consell elevaron pidieron a Patrimoni que iniciara el expediente de declaración de BIC y de Bien Catalogado, a lo que se negó la ponencia técnica y ayer ratificó la Comisión Insular de Patrimoni.

Primavera

Será en primavera cuando el Ayuntamiento lleve a cabo su promesa de liquidar esta estructura que según la catedrática de Arte Catalina Cantarellas "no tiene relevancia patrimonial suficiente para protegerlo". No cuenta con el favor tampoco del Col·legi d'Arquitectes, el de Arqueólogos, la Societat Arqueològica Lul·liana y la Federació d'Entitats Locals de Balears.

Cort está preparando el proyecto de la obra de demolición que ha de ser aprobado por la junta de gobierno y que se sacará a concurso para ejecutar las obras.

Cort ejercerá su derecho para decidir qué hacer con el parque de Sa Feixina, una vez liberado de un monumento que no otorga valor alguno al entorno público, según se desprende de los informes técnicos y de la propia Cantarellas.

ARCA ha sido desde el primer momento la gran defensora de mantener en pie el monolito. Lejos de estar a favor de enaltecer los símbolos franquistas, la sociedad proteccionista justifica su apoyo a mantenerlo en que ya está liberado de los símbolos franquistas de exaltación, y así cumple la Ley de Memoria Histórica de 2007 al contextualizarlo.

Francesc Miralles, conseller insular de Cultura, incidió la semana pasada en que pese a la "presión política" que han tenido los técnicos de la institución, han actuado "de forma libre".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine