Blog 
El blog de Gauden Villas
RSS - Blog de Gauden Villas

El autor

Blog El blog de Gauden Villas - Gauden Villas

Gauden Villas

Sobre este blog de Deportes

Ha dicho muchas veces que su piel solo tiene un color: el rojo. Se creyó siempre un perdedor hasta que Luis Aragonés, el sumo pontífice, demostró que España también puede ser la más grande. Lloró con el gol de Iniesta y en su camiseta, contra viento y marea, luce el 9 de Torres.


Archivo

  • 24
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Territorio de la Roja.

     

                            Después de lo visto anoche, parece mentira que ni un siglo nos alcanzara para ganarles a los franceses. O mucho ha mejorado España, o todavía más se ha venido abajo Francia. O, pensándolo bien, un poco de ambas cosas. A los chicos del gallo les podíamos haber alargado el partido cien años más, que ni aún así. Iker no recordaba un partido tan tranquilo desde que era pre-benjamín y jugaba de extremo derecha. Los que lo vimos en cuadrilla mirábamos a un lado y a otro con cara de no entender, luego al reloj para asegurarnos de que no se había parado el tiempo y más tarde al calendario para comprobar que esto de verdad eran unos cuartos de final ¿Tan difícil era, queridos Camacho, Sáez, Clemente, Miera, Kubala, Suárez y compañía? ¿Tan difícil era?
     
                Salió Del Bosque con su plan A, que por fin sabemos en qué consiste. Pone a los bajitos, hace correr el balón y a los rivales, busca alguna entrada por banda y espera a la segunda parte para romper el partido con Torres y un extremo. Le salió bien y tendremos que envainar la espada. No vimos el mejor fútbol de nuestras vidas, pero tampoco hacía falta. La Roja cazó el gol bastante pronto, como lo hiciera contra Irlanda, y le bastó con seguir el plan. Nada que objetar, pues, a Don Vicente, que contó con la complicidad de un once que, esta vez sí, salió a comerse la hierba si necesario hubiera sido. Un poco más de velocidad en la circulación y, sobre todo, una agresividad en la presión sobre el rival que aún no habíamos visto, bastaron para desactivar a Francia. El gallo bien pareció un pollo recién salido del cascarón.
     
                Y si Del Bosque demostró saber lo que hacía, otro que nos dejó boquiabiertos fue Alonso. Sus defensores –también los tiene fuera de Madrid- salen hoy a la calle con sonrisa de oreja a oreja. Ni los más viejos del lugar recuerdan un partidazo de este calibre del mediocentro merengue. Se hizo con la manija, marcó los tiempos y se permitió marcar un auténtico golazo. Al César lo que es del César. Jugadón, por cierto, de Alba en el primero. Se consagró Alba el día que más lo necesitaba el equipo. Los del Barça se frotan las manos.
     
                La gente de Francia, una banda. El amigo Blanc se amilanó cuando menos le interesaba, dilapidando de un plumazo el cartel de entrenador valiente que tenía entre nosotros y que había llegado a hacer que sonase para el Barça. Lo de poner dos laterales nos suena demasiado familiar como para que nos embauquen con milongas. Sin Nasri –cuando saltó al campo, tampoco estuvo porque no le dio la gana-, Francia lo fiaba todo a Ribéry, por mucho que algunos se empeñen en hacer de Benzema el clon de Ronaldo. Y entre que el chico del Bayern no tuvo su noche y Ramos decidió hacer de Puyol, Casillas puso una conferencia con sus padres y el resto de españoles empezamos a pensar en qué grande sería que el gran partido que aún no nos acaba de salir lo tuviéramos contra Ronaldo y los otros diez de Portugal –que es eso: Cristiano y diez más-.
     
                Y así, casi sin enterarnos, estamos ya en semifinales. Y no tiene pinta de que vaya a quedar ahí. La Roja, como esperábamos, ha puesto una marcha más. La quita cuando no la necesita, pero sabemos que la tiene. La parroquia duerme a pierna suelta. Las pinturas de guerra regresan, por unos días, al cajón. Y sí, somos España y somos mejores que los franceses. Al menos en esto. Au revoir, La France. Qué bonito es ganar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook