Blog 
Al azar
RSS - Blog de Matías Vallés

El autor

Blog Al azar - Matías Vallés

Matías Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Mallorca

Este blog recopila todos los artículos que publico en Diario de Mallorca


Archivo

  • 15
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De cena con Miguel Boyer

    El drama de España radica en que Miguel Boyer fuera un breve ministro de Hacienda, mientras que Rajoy o Zapatero son longevos presidentes del Gobierno. Aceptada la contradicción, al superministro le sobrevolaban otras preocupaciones en aquella velada veraniega. Es superfluo añadir que el político socialaznarista actuaba en la cena como segundo violín de su segunda esposa. Isabel Preysler saludaba arrolladora a las personas que se cruzaban en su camino, con la mano extendida y un redundante:

    –Hola, soy Isabel.

    Por fortuna, nos sentaron junto al ministro. Por desgracia, para seguir hablando de su esposa. Boyer remitía su currículum profesional a la bruma, la resistencia de su matrimonio le enorgullecía más que su carrera política. Sin que nadie se atreviera a preguntarle, colocaba el asunto sobre la mesa con un satisfecho "y pensar que decían que no íbamos a durar ni un año. Aquí estamos". Durante la cena, el socialista coqueteaba solícito con una comensal. En cuanto la Preysler advirtió el flirteo, se acercó a nuestra mesa y examinó con detención a su rival. A continuación emitió un regocijado y deportivo "qué guapa es", felicitando a su marido con un guiño por la sabia elección.

    Boyer era temido, incluso tras su jubilación. Le escuchábamos arrobados porque ignorábamos todavía que la economía propia adquiere primacía en la labor de un ministro de la Cosa. Repasábamos un viaje con González a la Muralla China, pero el físico y economista volvía a su señora. Por ella hubiera hecho cualquier cosa, las malas lenguas insisten en que la hizo. Regresábamos episódicamente a su peripecia interrumpida, por ejemplo cuando Jordi Pujol escribía en sus memorias que los Gobiernos socialistas fracasaron en cuanto sus miembros se volvieron a casar. La experiencia pujolista demuestra que el enlace nupcial único puede ser tan corruptor como las bodas en cadena. A la hora de evocar al Boyer añorado en vida, cenando con él aprendí que hoy querría cerciorarse de que su matrimonio le sobrevive en mejor estado que su PSOE, lo cual no es decir mucho.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook