23 de enero de 2015
23.01.2015
Intolerancia

Controlar las alergias alimentarias

Los síntomas ante ciertos alérgenos pueden ser leves o graves, y estos últimos pueden acarrear anafilaxia

23.01.2015 | 18:13
La alergias sólo se evitan evitando el consumo del alimento.

Las alergias alimentarias se producen cuando una persona reacciona de manera anómala si ingiere, inhala o entra en contacto con un alimento determinado. Es importante distinguir entre intolerancia alimentaria y alergias. La diferencia entre ambas respuestas es que en el primer caso no se ve implicado el sistema inmunológico, al contrario de lo que ocurre en caso de ser alérgico. La respuesta del sistema ante el producto que produce alergia puede oscilar entre leve y grave.

Los síntomas leves conllevan erupciones, urticaria, lagrimeo, enrojecimiento, irritación nasal, asma, dolor abdominal, diarrea o vómitos. Los graves acarrean síntomas más extremos como dificultad respiratoria, opresión torácica, palpitaciones y mareo.

La situación de mayor gravedad es la anafilaxia, que puede conducir incluso a la muerte. Este fue el caso del hombre de 35 años que falleció en un restaurante chino de Murcia en 2012 mientras comía marisco. El hombre fue a comer con su pareja al restaurante asiático y consumió gambas. El fallecido empezó a encontrarse mal y a sentir la cara hinchada, poco después sufrió un choque anafiláctico asmático y cuando los miembros del restaurante avisaron a los servicios de emergencias, ya era demasiado tarde. Entró en parada cardiorrespiratoria. Fuentes médicas confirmaron que la muerte se produjo por una alergia al marisco, concretamente a las gambas.

Según la Academia Europea de Alergia e Inmunología clínica (EAACI), hasta el 17% de la población europea podría sufrir una alergia a los alimentos. La Academia informa que en Europa, la mayor parte de alergias se producen con la leche de vaca, el huevo, la soja, el trigo, los frutos secos, el pescado y los mariscos y en su informe ´Primera guía Europea sobre reacciones alimentarias y anafilaxia´, la institución divide las alergias por grupo de población. Ahí indica que los jóvenes y los niños son más propensos a desarrollar alergias ante el la leche de vaca y el huevo. Por otra parte, en adultos y mayores es más común la reacción a los frutos secos, pescado y marisco.

Diagnóstico y tratamiento

La Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA) aconseja a toda persona que sospeche de una posible alergia alimentaria, por haber experimentado alguno de los síntomas descritos, que acuda a un especialista que certifique el diagnóstico a través de los métodos oportunos: test cutáneo, rast, pruebas de provocación controladas, etc. La institución informa de que el único tratamiento para prevenir las reacciones por alergia a los alimentos es eliminar por completo de la dieta el producto. Asimismo, advierte que muchos alérgenos pueden aparecer en los productos de manera enmascarada o con denominaciones desconocidas. Es por esto que la nueva normativa europea que obliga a destacar tipográficamente los componentes puede ser fundamental para evitar accidentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook