Un ladrón de mansiones en Son Vida

La Fiscalía pide seis años de cárcel para un acusado de una decena de robos en la exclusiva urbanización de Palma

Consiguió un botín valorado en más de 66.000 euros que no ha podido ser recuperado

Panorámica de la urbanización Son Vida, en Palma, donde el acusado cometió los robos. | B. RAMON

Panorámica de la urbanización Son Vida, en Palma, donde el acusado cometió los robos. | B. RAMON / marcos ollés. palma

Marcos Ollés

Marcos Ollés

Su centro de operaciones era la lujosa urbanización Son Vida, situada a las afueras de Palma y repleta de mansiones valoradas en millones de euros. Allí actuó durante cuatro meses, colándose en una decena de viviendas exclusivas de acaudalados médicos y empresarios para llevarse joyas de lujo y dinero en efectivo tras forzar alguno de los accesos pese a las medidas de seguridad de los inmuebles. El ladrón logró hacerse con relojes y joyas valoradas en decenas de miles de euros y se apropió también de una importante cantidad de dinero en efectivo en diferentes divisas. Su frenética actividad provocó una importante alarma en la zona, hasta que la Policía consiguió identificarlo, localizarlo y detenerlo. Ahora la Fiscalía reclama para el acusado, un hombre de nacionalidad rumana y 57 años, una condena de seis años de prisión y que indemnice a los perjudicados por los bienes que no han sido recuperados y los destrozos que provocó en las mansiones para colarse en el interior.

El caso, que será juzgado la semana que viene en la Audiencia Provincial de Palma, se remonta al año 2016. Según la investigación, el primer robo se produjo en la noche del 13 de septiembre en un hotel de cinco estrellas de Son Vida. El delincuente se coló en el recinto a través de una zona ajardinada y trepó por la fachada hasta un balcón. Destrozó los marcos y los cristales de cuatro habitaciones, pero solo en una de ellas encontró efectos de valor. Estaba ocupada por un empresario belga que pasaba sus vacaciones en Mallorca. De ahí se llevó 1.200 euros en efectivo, un bolso Luis Vuitton cuyo precio ronda los 1.500 euros, dos brazaletes y un anillo de Cartier, dos pares de gafas de sol. Todo valorado en cerca de 11.500 euros. El intruso consiguió salir del hotel, que reclama una indemnización por los daños en sus instalaciones, sin ser detectado.

Durante las semanas siguientes, el ladrón centró sus esfuerzos en las mansiones y chalés de la urbanización. Actuaba siempre cuando caía la noche, preferentemente los fines de semana y cuando los moradores no estaban. Entre septiembre de 2016 y enero de 2017 se coló en una decena de viviendas de las calles Pinar Park, Mortitx, Llucamet, Marola y Solanda, propiedad de médicos y empresarios españoles y extranjeros en busca de suculentos botines.

Relojes de lujo, joyas de oro y dinero

El hombre trepaba por los muros exteriores y una vez en el inmueble forzaba cerraduras de puertas y ventanas. En esta oleada de robos en los domicilios pudo hacerse con relojes de prestigiosas marcas como Rolex, Cartier, Tag Heuer y Tissot, así como joyas de oro, importantes cantidades de dinero en dólares y euros e incluso una aspiradora Roomba. En algunas de las mansiones no consiguió llevarse nada y en una ocasión tuvo que huir apresuradamente, ya que se activaron una alarma y un sensor volumétrico que los dueños habían instalado. En total, el botín que logró en las viviendas de lujo superó los 55.000 euros.

El delincuente, que cometió el último robo el día de Reyes de 2017, acabó siendo detenido por la Policía Nacional, que llevaba meses tras sus pasos. Ahora, la Fiscalía le imputa un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada, por el que reclama seis años de prisión y que indemnice a las víctimas. La Audiencia Provincial ha señalado el juicio para la semana que viene.