Suscríbete 4 Billetes GRATIS Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia

Tragedia en un instituto de Ourense: "Si empujábamos, el muro se movía"

Un niño de 3º de ESO muere tras un derrumbe en las duchas del polideportivo, al finalizar la última clase de gimnasia | "Otros niños se libraron de milagro", dicen compañeros

Dispositivo policial y de bomberos, tras desplomarse el muro del vestuario. Fernando Casanova

Manuel, un alumno de 3º de ESO del IES Julio Prieto Nespereira de Ourense —más conocido como Sexto Instituto— murió el miércoles al venirse abajo un muro de la zona del vestuario masculino del polideportivo del centro, ubicado en el barrio de O Vinteún. Otro compañero resultó herido.

El fatídico accidente, que causó consternación en la comunidad educativa y en la sociedad ourensana en general por las característica del suceso, que se producía en el interior de un centro escolar, provocó escenas de dolor entre los compañeros de las víctimas y las familias que en ese momento se encontraban en el exterior para recoger a sus hijos, pues ocurría al filo de las 2 de la tarde, cuando quedaban pocos minutos para el remate de la jornada escolar.

En ese momento, unos pocos alumnos de 3º de ESO se encontraban en el vestuario masculino del polideportivo del centro, cambiándose o dándose una ducha antes de regresar a casa, tras finalizar la última clase del día, la de gimnasia.

Por motivos que se desconocen, el muro que separaba una de las duchas del resto del vestuario y las taquillas se vino abajo, pilló de lleno a uno de los alumnos y alcanzó en un tobillo a otro. Según el relato de algunos compañeros de las dos víctimas, en ese momento quedaban ya pocos niños en el interior del vestuario y los que estaban no se encontraban en la zona próxima al muro, por lo que consiguieron abandonar el recinto y salir a tiempo.

Hasta el centro educativo se trasladaron ambulancias medicalizadas, efectivos de Policía Local, Policía Nacional, Protección Civil así como una dotación del parque de bomberos para poder retirar los cascotes y auxiliar a las posibles víctimas.

Tras evacuar al joven, que se encontraba sepultado, y pese a los esfuerzos de los equipos sanitarios por reanimarlo, los médicos solo pudieron certificar la muerte de alumno, mientras que su compañero herido fue trasladado al Complejo Hospitalario de Ourense para ser atendido de sus lesiones que, según el concejal de Seguridad Ciudadana, Telmo Ucha, solo habrían afectado a un tobillo.

“El muro se tambaleaba”

Si bien no hay causas oficiales del motivo por el que el muro se vino abajo, tras el accidente se sucedieron en el exterior del centro los relatos de alumnos y exalumnos denunciando que “desde hace años el muro se tambaleaba, tenía filtraciones de agua” y estaba “en mal estado”, al igual que los vestuarios en general.

El concejal de Seguridad se mostraba doblemente afectado por lo sucedido, pues recibió el aviso de alerta de esta emergencia justo “cuando estaba al lado del Sexto Instituto, esperando para recoger a mi hija que estudia en este centro”.

Según Telmo Ucha, se produjeron momentos de incertidumbre, dado que a las 14 horas en el exterior del colegio había ya muchos familiares esperando, al igual que él, para recoger a sus hijos, así como autobuses de transporte escolar, pues muchos alumnos son de otros concellos del rural próximos a la ciudad. Pero no había datos del alcance de lo sucedido y fuera se desconocía en un primer momento el número y estado de las víctimas.

La Policía Local mantuvo cerrados los accesos al tráfico rodado en el entorno del instituto. Sobre las 15.45 horas llegaban al centro los padres del alumno fallecido, que residía en O Vinteún según sus compañeros de clase, y fueron arropados por personal docente y médico y el delegado de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén. Este último transmitió sus condolencias tanto a la familia como a la comunidad educativa “en unos momentos complicados”, pero evitó referirse a las críticas por el mal estado del vestuario del instituto ni a las causas del siniestro, alegando igualmente que no podía desvelar los datos al estar el caso bajo secreto judicial. Tras autorizar la juez de guardia el levantamiento del cadáver, ordenó su traslado para que se le practique la autopsia.

Fraga lo inauguró en 1992

El IES Julio Prieto Nespereira fue inaugurado en abril de 1992 por el entonces presidente de la Xunta Manuel Fraga; es decir, que acaba de cumplir 30 años.

El alumnado del IES es en su mayoría de O Vinteún, el barrio donde se ubica el centro, y de concellos del área metropolitana de la ciudad, como los de Amoeiro, A Peroxa y Coles, por lo que, pese a estar en el centro urbano, hay un gran número de autobuses de transporte escolar que trasladan a los alumnos desde la ciudad a sus pueblos de origen.

“Otros niños se libraron de milagro"

“Había otros compañeros en el vestuario, y se libraron de milagro porque echaron a correr cuando el muro caía; pudo haber más heridos”, indicaban ayer los compañeros de las víctimas desde del exterior del instituto, mientras esperaban ansiosos por saber qué estaba ocurriendo en el interior, pues el fatal desenlace tardó un tiempo en hacerse oficial.

Cuando se había confirmado lo peor, empezaron a repetirse los abrazos y las lágrimas. Algunos profesores pedían, por favor, que se respetara a los niños: “Acaban de vivir un momento muy duro”.

Los alumnos y alumnas volverán de nuevo a la aulas con el apoyo de un equipo de psicólogos

decoration

“Es que no hay derecho”, sollozaba una alumna abrazada a un familiar. “Es cierto que todos sabíamos que había fallos, pero no los denunciamos”. Por su parte Ana Fernández, una madre que tuvo hijos en el centro, lamentaba “que tenga que pasar una desgracia así, para que se actúe”. En su caso recuerda las malas condiciones del vestuario, “muy frío y con mucha humedad”. También reconocía que “cuando la gente se duchaba caía mucha agua por ese muro. Había filtraciones, y si lo empujábamos se movía”.

Un exalumno que dejó ya hace un año el centro, denunciaba que “no se arreglaba ni el ascensor para personas con problemas de movilidad, y el vestuario ya se encontraba mal en los tres años que pasé como alumno en el centro”.

Los alumnos vuelven a clases hoy, en una jornada que se prevé difícil, pues con el paso de las horas han tenido que digerir la pérdida fortuita del compañero. Se contará con un equipo de psicólogos para ayudarles en su reincorporación a las aulas.

Compartir el artículo

stats