Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Cuatro años de cárcel a un terapeuta de Palma por abusos sexuales a tres clientas

El acusado sometió a tocamientos a las víctimas con el pretexto de que sufrían un «bloqueo sexual» que debía tratarse - La sentencia concluye que se aprovechó «de la juventud y vulnerabilidad» de las perjudicadas para manosearlas

El hombre condenado, durante el juicio celebrado en un juzgado de lo penal de Palma. M. O. I.

Un terapeuta ha sido condenado a cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de tres clientas en su consulta de Palma. El acusado, según refleja la sentencia, utilizó el pretexto de que las víctimas sufrían un «bloqueo sexual» para someterlas a tocamientos en sus zonas íntimas. La magistrada señala que se «aprovechó de la juventud y vulnerabilidad de las víctimas». El fallo le impone además sendas indemnizaciones de 1.000 euros para dos de las perjudicadas, mientras la tercera renunció a la compensación económica.

El procesado tiene una consulta en el centro de Palma donde ofrece servicios de «terapia regresiva», «reprogramación emocional» y «equilibrio energético». A ella acudieron durante el año 2019 tres chicas que buscaban ayuda por los problemas personales que atravesaban. A todas les dijo que sufrían un «bloqueo sexual» y les indicó que debían someterse a diferentes tratamientos para solventarlo.

A una de las perjudicas, explica el fallo judicial, le aplicó un tratamiento consistente en colocarle piedras calientes en su cuerpo. La hizo tumbarse en una camilla, le dijo que se quitara la blusa y se desabrochara el pantalón y la manoseó en la zona de los genitales. El terapeuta le dijo que debía verle como un «guía espiritual». La joven acudió a varias sesiones hasta que en la última le dijo que se arrodillara y le besara el pene. La víctima accedió, pero no regresó más a la consulta.

A otra de las perjudicadas le explicó que iba a tratarla con una máquina y que debía desnudarse de cintura para arriba. También la manoseó en los genitales y luego le pasó el pene por el talón. La mujer decidió no volver a ponerse en sus manos. A la tercera víctima le tapó los ojos para aplicarle un supuesto tratamiento y también le tocó los genitales.

La sentencia señala también que todos estos episodios ocurrieron cuando la mujer del terapeuta, que trabaja con él, no estaba en la consulta. Además, el hombre indicó a las víctimas que no debían comentar nada con ella sobre los tratamientos.

El procesado negó rotundamente los hechos durante el juicio y aseguró que las mujeres le denunciaron para obtener un beneficio económico, pero la jueza rechaza sus argumentos.

La magistrada concluye que los tocamientos a los que sometió a las jóvenes «no tenían ninguna justificación terapéutica». La sentencia declara al hombre autor de tres delitos de abusos sexuales, uno de ellos continuado porque se produjeron a lo largo de varias sesiones. La jueza le impone en total cuatro años de cárcel y que indemnice con 1.000 euros a dos de las perjudicadas, ya que la otra renunció a la compensación.

Compartir el artículo

stats