Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Absueltos cuatro acusados de narcotráfico porque un confidente provocó el pase de droga

La Audiencia exculpa a los implicados en un alijo de un kilo de cocaína destinado a Son Banya al concluir que un informador de la Policía Nacional encargó la transacción para luego delatar al traficante ante los investigadores

Los cuatro acusados por el alijo, durante el juicio celebrado en la Audiencia.

La Audiencia Provincial ha absuelto a cuatro acusados por un alijo de un kilo de cocaína incautado cerca de Son Banya porque un confidente policial provocó el pase de droga. El tribunal concluye que el informante encargó los estupefacientes para luego delatar al traficante y permitir a los investigadores detenerlo in fraganti, ganando así puntos ante ellos. El tribunal entiende que se trata de un delito provocado que no puede ser penado, según la jurisprudencia del Tribunal Supremo. La sentencia considera posible que el confidente y otro acusado aprovecharan la situación para robar otro kilo de cocaína al narco, pero las magistradas señalan que no hay pruebas suficientes.

Los hechos se remontan a finales de 2019. Un hombre con varios antecedentes había sido captado por la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional como confidente en asuntos de narcotráfico. Llevaba medio año colaborando con los agentes y sus informaciones habían permitido culminar varias operaciones. El 16 de diciembre de 2019 el delator contactó con los agentes para alertar de un inminente pase de droga. Al día siguiente añadió que la entrega sería esa misma tarde en Son Ferriol y dio a los investigadores detalles del vehículo del traficante.

La Policía montó un operativo para interceptar la droga. Los agentes localizaron el vehículo del narco y empezaron a seguirlo por los alrededores de Son Banya. Cuando lo interceptaron, comprobaron que llevaba escondido en el salpicadero un paquete con 965 gramos de cocaína con una pureza del 85 por ciento. El conductor fue detenido y los agentes comprobaron que había sido condenado ya dos veces por narcotráfico en Mallorca.

Lo que parecía ser un nuevo éxito de la colaboración entre la Policía y el confidente empezó a tambalearse cuando el traficante y el confidente ofrecieron versiones diferentes de lo sucedido. El hombre detenido con la droga aseguró que todo había sido ideado por el informante policial y un amigo de este, que además le habían engañado para robarle parte del alijo. Los conoció a través de una mujer del clan de ‘La Paca’ y le preguntaron si podía conseguir dos kilos de cocaína en Manacor. Los logró en apenas unas horas y, actuando como mero correo a cambio de 2.000 euros, se citó con el confidente y el otro implicado para entregarles el alijo en Son Ferriol. Cuando llegó, lo convencieron para llevar la droga a Son Banya, repartida en sus respectivos coches. Así, entregó un kilo al informante y su amigo que, durante el trayecto, se esfumaron con la cocaína mientras la Policía lo interceptaba a él.

El confidente y su amigo, en cambio, declararon que fue el narco quien quiso pagarles un coche con la droga. Se negaron y aprovecharon su relación con la Policía para informar del alijo. Ambos negaron estar implicados en la operación y haberse apropiado de un kilo de cocaína. La integrante del clan de ‘La Paca’, por su parte, no quiso declarar en el juicio.

El tribunal no da crédito a la versión del confidente y su amigo y considera «mucho más creíble» el relato del otro acusado. Las magistradas entienden que el delator provocó el delito y que este no se habría cometido de no ser por su intervención, por lo que no puede ser penado. Además, aunque sospechan que el robo de parte de la droga se produjo, señalan que no hay pruebas. Por todo ello, absuelven a los cuatro acusados, representados por los abogados Gaspar Oliver, David Salvà y Óscar Rubiales, para quienes la fiscal reclamaba sendas penas de entre seis y ocho años de cárcel.

Compartir el artículo

stats