Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana negra | Sisu y Gray, las dos nuevas estrellas de la policía

Sisu y Gray, las dos nuevas estrellas de la policía B. Ramon

Son Sisu y Gray, dos cachorros de Springer Spaniel y Braco de Weimar, de tres y cuatro meses de edad. Se trata de las últimas incorporaciones al Grupo de Guías Caninos de la Policía Nacional, que acaban de iniciar su adiestramiento para detectar drogas y dinero escondido, aunque por ahora lo único que les interesa es jugar. El pasado viernes, cuando se encontraban en las puertas de la Jefatura en Palma, numerosos ciudadanos se acercaron para acariciarlas e interesarse por ellas. Sus guías explican que están en pleno proceso de socialización, y tratan de acostumbrarlas a interactuar con las personas, por lo que atendían amablemente a todo el mundo. Y entre ellos estuvo el mismo jefe superior, Gonzalo Espino, y su mujer, Mayte, gran amante de los animales, que no dudó en coger en brazos uno de los cachorros. Por cierto, el jefe superior está de enhorabuena, tras ser abuelo por primera vez.

Luto en la Comandancia por la muerte de un veterano agente

La noticia de la muerte de Miguel Blasco Soler, un veterano agente de la Policía Judicial de la Guardia Civil, ha provocado una gran consternación en la Comandancia. Miguel Blasco tenía 52 años y era conocido entre sus amigos como Farru. En la actualidad prestaba servicio en el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), pero había pasado por otros grupos de investigación. Había pasado serios problemas de salud, que finalmente le causaron la muerte el pasado fin de semana en su domicilio, en la misma Comandancia. Muchos de sus compañeros expresaron sus condolencias por su fallecimiento y le recordaron como «un buen hombre».

Una canción incómoda en los juzgados de Vía Alemania

En los juzgados de Vía Alemania están acostumbrados a casi todo, pero todavía hay quien logra sorprender al personal. El miércoles, una mujer que iba a ser juzgada esperaba sentada en un banco ante la sala de vistas. Mataba el rato con su teléfono móvil, en el que empezó a sonar una inclasificable canción. «Qué ganas, qué ganas tengo, de comerme un buen pollón», se oyó a todo volumen. La mujer, nerviosa, logró pararla mientras los abogados y funcionarios presentes contenían las carcajadas. 

Cuando el banquillo de los acusados es como el sofá de tu casa

Un hombre con medio centenar de antecedentes fue juzgado de nuevo hace unos días por robar en un restaurante de Palma. Tanto ha pasado por el banquillo que parece sentirse como en su casa. La jueza y la fiscal tuvieron que llamarle la atención dos veces para que se sentara «correctamente», ya que seguía la vista oral repantingado y con los brazos apoyados en el respaldo. «Ya no se cómo ponerme», acabó replicando.

Un joven salva a un gato de ser ahorcado por unos menores

El miércoles, a última hora de la tarde, cuatro adolescentes de unos 15 años se entretenían torturando a un gato a las afueras de Binissalem. Los chavales llevaban al animal atado con una cuerda en el cuello y tenían toda la pinta de querer ahorcarlo. Un joven que pasó por allí, en el camino viejo de Alaró, descubrió la escena y se enfrentó sin dudarlo a los menores. Aunque recibió algún golpe, consiguió ahuyentarlos y rescatar al minino en buen estado. El testigo tenía previsto presentar una denuncia ante la Guardia Civil por estos hechos, que podrían acarrearles una acusación por un delito contra los animales domésticos.

Compartir el artículo

stats