Los investigadores de la Guardia Civil y la comisión judicial que examinaron este lunes por la tarde la escena del doble crimen de sa Pobla no han encontrado en los cadáveres señales claras de golpes, y todo apunta a que habrían sido asfixiados. [Vea aquí la galería de imágenes]

La sala donde aparecieron los cuerpos tenía signos evidentes de lucha, de lo que se deduce que habrían tratado de defenderse del asesino, pero los cuerpos no presentaban lesiones claras de la muerte, salvo unas marcas en el cuello. Esta circunstancia apunta a que tanto la mujer como su hijo pudieron haber sido asfixiados.

Asesinan a una mujer marroquí embarazada de cuatro meses y a su hijo en sa Pobla G. Bosch

Las causas de la muerte, en cualquier caso, no se conocerán con seguridad hasta que se practiquen las autopsias a los dos cadáveres, que está previsto que se lleven a cabo a lo largo este martes.