La Policía Local de Manacor tuvo que atender a lo largo del viernes un total de 130 incidentes provocados por la borrasca ‘Hortense’, hasta el punto que su centralita quedó colapsada por la saturación de las líneas.

Según informaron ayer fuentes del Ayuntamiento, las rachas de viento huracanado provocaron 95 servicios en la ciudad de Manacor y otros 35 en el área costera del municipio. De ellos, 38 se referían a la caída de árboles en la calzada. Los agentes también tuvieron que intervenir por la caída de farolas, desprendimiento de rótulos publicitarios o de comercios, desprendimiento de piezas de tejados, caída de elementos de fachadas, cableado suelto, piezas de decoración navideña que se habían soltado, escaparates fracturados o antenas arrancadas. Catorce vehículos aparcados sufrieron daños por la caída de objetos.

Vientos huracanados azotan Mallorca Redacción