Las tormentas que entraron este lunes al mediodía por el noroeste de Mallorca provocaron aguaceros intensos que dejaron mucha precipitación acumulada. El municipio más afectado fue Capdepera, donde, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología en Balears (Aemet), cayeron 63,5 litros por metro cuadrado en poco más de hora y media que anegó calles y provocó numerosos incidentes. Los núcleos que sufrieron más las lluvias fueron Cala Rajada, Son Moll y sa Font de la Cala.

En la zona de Son Moll los bomberos fueron movilizados porque había un hombre cuyo coche había sido arrastrado por la fuerza del agua, aunque finalmente pudo salir al exterior por su propio pie. También se registraron diversos casos de inundaciones en bajos y sótanos, sobre todo en la Avinguda Joan Carles I. La precipitación acumulada desembocaba con fuerza en el mar. Asimismo, un rayo estaría también detrás de un incendio forestal en la zona, si bien la intensa lluvia lo apagó rápidamente.

En sa Font de sa Cala llovió intensamente también durante una hora y media. El torrente se llenó con rapidez y la fuerza de su caudal arrastró ramas y piedras e invandió aparcamientos y zonas ajardinadas hasta desembocar en la playa y manchar toda la superficie del agua con la tierra acumulada.

Además de en Capdepera, las lluvias dejaron 14, 2 litros en Pollença, 5,8 en Artà y 3,4 en el Port de Pollença

Para este martes, la predicción de la Aemet es que las precipitaciones no cesarán, y ha activado el aviso amarillo por lluvias en el noroeste de Mallorca. Según la agencia de meteorología, las precipitaciones pueden ir acompañadas de alguna tormenta, y se podrían extender, de forma más débil y dispersa, a otras zonas de la mitad norte peninsular y de Balears. En cuanto a la temperatura, la Aemet asegura que prácticamente no habrá cambios, con viento flojo de componente oeste y brisas costeras.