29 de mayo de 2020
29.05.2020
Diario de Mallorca

Tres intoxicados y diez desalojados por un incendio que arrasó un piso en Son Gotleu

Los vecinos se despertaron sobresaltados al oír el ruido de los cristales, que reventaron a causa de las altas temperaturas

29.05.2020 | 09:51

"Estábamos durmiendo en casa cuando nos ha despertado el ruido de las explosiones. Hemos salido a la escalera y nos hemos encontrado con que estaba llena de humo. No podíamos bajar, así que hemos subido a la azotea. Hemos tenido que esperar allí una hora hasta que nos han sacado los bomberos". Las explosiones a las que se refiere el vecino eran el ruido de las ventanas del segundo piso de la calle Indalecio Prieto, en Palma, que reventaron a causa del calor. La vivienda, en la que residían seis miembros de la misma familia quedó ayer por la mañana arrasada por un incendio que obligó a desalojar a una decena de vecinos. Tres de ellos resultaron intoxicados por inhalación de humo y uno fue hospitalizado, aunque su estado era leve.

Los Bombers de Palma recibieron el aviso a las nueve menos cuarto de la mañana. Se había declarado un grave incendio en un segundo piso de un edificio de cuatro plantas, en el número 26 de la calle Indalecio Prieto, en la barriada de Son Gotleu. Cuando llegaron al lugar las primeras dotaciones de emergencia se encontraron con una gran carga de fuego y las llamas salían por las ventanas.

En la finca había doce vecinos, incluida la familia que residía en el piso incendiado. De ellos, seis lograron salir a la calle, otros cuatro subieron a la azotea y dos permanecieron confinados en su casa mientras los bomberos sofocaban las llamas. Al lugar acudieron además varias dotaciones de Policía Nacional y Policía Local, así como ambulancias del 061.

Los bomberos lograron sofocar el fuego, aunque el comedor en el que se declaró el incendio quedó completamente arrasado y el resto del piso muy afectado por el humo, por lo que estaba inhabitable. En la vivienda había una bombona de oxígeno que utiliza uno de los residentes, pero las llamas no la alcanzaron. Sobre las diez de la mañana el incendio estaba extinguido y los vecinos esperaban a que el inmueble fuera revisado por los técnicos municipales para volver a sus casas.

Según los primeros indicios, el fuego pudo deberse a una sobrecarga en un enchufe, donde estaba conectado un patinete eléctrico y otros electrodomésticos.

Los servicios sanitarios tuvieron que atender a tres hombres, de entre 35 y 40 años, que resultaron intoxicados por inhalación de humo. De ellos solo uno fue trasladado a Son Espases, aunque en principio su estado era leve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook