24 de julio de 2019
24.07.2019

Cinco heridos, uno muy grave, en un incendio en s'Arenal de Llucmajor

Una de las víctimas, una mujer italiana de 65 años, está en estado crítico tras quemarse el 60% de su cuerpo cuanto trataba de sacar a su perro - Una treintena de vecinos fueron rescatados desde sus terrazas

24.07.2019 | 08:29
Cinco heridos, uno muy grave, en un incendio en s'Arenal de Llucmajor

El incendio sorprendió a muchos vecinos cuando dormían. Eran las siete de la mañana de este miércoles cuando los timbres empezaron a sonar y los viandantes les alertaron: ¡Fuego, fuego! Grandes llamaradas salían ya por la terraza de un primer piso en el número 15 la calle Baleares, en s'Arenal de Llucmajor. El siniestro destruyó completamente el interior del apartamento y dejó un saldo de quince personas heridas. De ellas, una mujer italiana de 65 años estaba este miércoles en estado crítico con gravísimas quemaduras. Otras cuatro personas, incluido su hijo, fueron también hospitalizados con quemaduras menos graves e intoxicación de humo. Y diez más, entre ellos dos niños, fueron asistidos en el lugar por las dotaciones de ambulancias desplazadas y recibieron el alta allí mismo. Una treintena de residentes fueron rescatados  por los bomberos desde sus terrazas. La emergencia movilizó un gran dispositivo en el que participaron, además de los bomberos y ambulancias, la Policía Local de Llucmajor y la Guardia Civil.

{C}

{C}

Según informaron fuentes de los distintos equipos de emergencias, el fuego se declaró sobre las siete de la mañana en el apartamento 1ºA del número 15 de la calle Baleares, en s'Arenal de Llucmajor, donde residía una mujer de 70 años y sus dos hijos, de 40 y 44. Las llamas se extendieron muy rápidamente y los inquilinos sufrieron quemaduras al intentar apagarlas.

Al lugar se desplazaron varias patrullas de la Policía Local de Llucmajor y de los Bombers de Mallorca. Cuando llegaron las dotaciones de emergencia, grandes llamaradas salían por los ventanales. El fuego y el humo se había extendido por la escalera y la había dejado impracticable.

De hecho, la mujer que se encontraba en estado crítico, Daniela B., italiana de 65 años, sufrió las lesiones más graves al bajar por la escalera. La mujer reside en un apartamento de la cuarta planta y cuando descubrió que había un incendio, decidió salir a toda costa con uno de sus perros. En la escalera se vio sorprendida por las llamas y el humo que ascendían desde el primer piso. Cuando alcanzó la calle tenía gravísimas quemaduras en el 60% de su cuerpo. El perro salió también al exterior, aparentemente sin quemaduras graves.

Los Bombers de Mallorca enviaron al lugar todas las dotaciones disponibles de los parques de Llucmajor y Calvià, a los que se unieron varios vehículos de los Bombers de Palma.

Mientras los equipos de extinción luchaban contra el fuego, conminaron a los vecinos a que esperaran en sus terrazas a que les sacaran con las autoescalas. Algunos de los residentes habían logrado escapar saltando a las terrazas del edificio aledaño, pero una treintena fueron rescatados por los bomberos. La Policía Local de Llucmajor mantuvo cortadas las calles para facilitar la intervención de los bomberos.

El 061 movilizó cinco ambulancias y dos vehículos logísticos. En el vestíbulo del hotel Kilimanjaro, ubicado frente al apartamento siniestrado, se instaló un centro médico de emergencia donde los médicos del 061 examinaban a los vecinos y decidían si requerían ser hospitalizados o no.

Finalmente ingresaron en Son Espases la mujer italiana que estaba en estado crítico y su hijo, de 39 años, que tenía quemaduras las en las manos. A Son Llàtzer fueron derivados otros tres heridos –dos mujeres, de 70 y 76 años, y un hombre de 40–. La herida más grave fue posteriormente evacuada al hospital de Vall d'Hebron de Barcelona, que cuenta con un departamento especializado de atencion a grandes quemados. Los otros cuatro estaba previsto que recibieran el alta este miércoles mismo.

Otras diez personas, entre ellas dos niños, de nueve y un año, fueron atendidas por lesiones leves en el lugar, pero no fue necesario hospitalizarles.

La Guardia Civil y la Policía Local iniciaron las primeras gestiones para determinar las causas del siniestro. Algunos vecinos comentaron ayer que uno de los residentes en el piso siniestrado se había quedado dormido en el sofá mientras fumaba, pero esta hipótesis no ha sido confirmada oficialmente. Está previsto que la Guardia Civil realice una inspección en el piso, aunque dado el estado en el que ha quedado, las investigaciones pueden resultar muy complicadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook