Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reportaje

Tecnología contra el espionaje

La agencia palmesana Detectives Garbo se ha especializado en la detección de micrófonos ocultos y barridos en hoteles y despachos - Sospechan que la declaración de la infanta ante el juez Castro se pudo grabar con un reloj

Cámaras ocultas en latas ficticias de Coca Cola, corbatas que ocultan un objetivo entre sus dibujos o grabaciones imperceptibles desde la esfera de un reloj. Estos son algunos de los elementos cotidianos con las que se consiguen imágenes y vídeos sin que el interlocutor se percate.

Cada vez son más los empresarios y hombres de negocios de Mallorca que sienten su intimidad amenazada a la hora de mantener una conversación donde la confidencialidad puede resultar crucial.

"Muchos empresarios, sobre todo alemanes, nos llaman para que hagamos barridos de micrófonos en sus despachos", subraya Juan Cruz, investigador de la agencia Detectives Garbo de Palma, especializada en el contraespionaje tecnológico.

"Algunos clientes no se dan cuenta de que ya están siendo espiados y nos llaman pidiendo ayuda desde su oficina, sin percatarse de que pueden tener micrófonos o que pueden ser grabados con uno direccional desde la casa de enfrente", indica Cruz.

De hecho, muchas entrevistas de alto nivel de hombres de negocios se llevan a cabo en hoteles de Palma. Algunos trucos pueden ser suficientes para evitar los 'pinchazos'. "Cambiar de habitación a última hora y mantenerla ocupada para evitar que entre nadie es un buen recurso para complicar que coloquen micrófonos. En cualquier caso, para estar más seguros siempre hay que hacer barridos", subraya.

Las posibilidades de la tecnología van unidas a la inventiva del investigador para camuflar un micrófono. Así, una cámara puede estar camuflada en el lugar más insospechado: una lata de Coca Cola, en una corbata o en un reloj. Este último artilugio, en opinión de Juan Cruz, es el que se utilizó para la grabación clandestina de la declaración de la infanta en el juzgado, pese a la prohibición expresa del juez Castro para impedirla.

"Un detective se habría dado cuenta en la sala en seguida de quién está grabando por la posición forzada que tiene alguien mientras está grabando", puntualiza Cruz. "Para nosotros, algo banal puede constituir un indicio importante", insiste.

En cualquier caso, el detective Juan Cruz hace hincapié en que todas sus actuaciones están ceñidas a la legalidad. "La ley nos permite aportar pruebas de conductas privadas. Luego se pueden aportar en un juicio a instancia de parte", señala. "El límite está en el secreto de las comunicaciones. Está penado con prisión. En lugares públicos se puede grabar, en un domicilio no se puede hacer nada. Incluso poner un estetoscopio en la pared para oír lo que dicen en la habitación de al lado está prohibido".

Problemas familiares

Los problemas familiares son uno de los principales argumentos de los clientes para contratar a esta agencia de detectives palmesana. La ludopatía o las conductas de sus hijos fuera del colegio o el instituto suelen centrar las preocupaciones de los usuarios. Por supuesto, también son contratados para averiguar si las sospechas de infidelidad están fundadas. "Si vemos que hay un supuesto abuso a un menor, nuestro siguiente paso es denunciarlo", abunda.

El espionaje y, sobre todo, el contraespionaje son sus más acreditadas especialidades. No obstante, hay otros aspectos más comunes de la investigación que acaparan buena parte de sus trabajos. Entre estos temas, la localización de personas relacionadas con motivos económicos constituye su principal dedicación cotidiana. Un ingeniero de telecomunicaciones y otro informático colaboran con estos detectives.

"Un cliente alemán dedicado a los negocios nos contrató para que buscáramos a una persona por fraude", indica Cruz. Solo a esta persona le había estafado 500.000 euros. "Operaba en Suiza y en Emiratos Árabes. En España, además de en Balears había actuado en la Comunidad Valenciana y Murcia. Y logramos encontrarle", destaca con orgullo.

Compartir el artículo

stats