28 de julio de 2015
28.07.2015

Rescatan al conductor de un autobús atrapado en un accidente en Manacor

El autocar, que iba vacío, chocó en la rotonda de Majorica y destrozó la escultura de Riera Ferrari que regalaron a la ciudad - La policía sospecha que el chófer se quedó dormido al volante

28.07.2015 | 02:45
La parte delantera del autocar se vio seriamente dañada y el chófer se quedó atrapado.
Un conductor de autobús tuvo que ser rescatado ayer del interior del vehículo tras sufrir un aparatoso accidente a la entrada de la ciudad de Manacor. El autocar de grandes dimensiones circulaba vacío, por lo que el chófer fue el único herido en el siniestro.

El accidente tuvo lugar hacia las 6.15 horas de la mañana en la carretera de Palma a Manacor, a la entrada de la capital del Llevant. Al llegar a la rotonda de Majorica, el autobús no giró y se tomó la glorieta recta a gran velocidad.

En el choque el autocar destrozó la escultura central de la rotonda. Se trataba de una pieza creada por el artista manacorí Joan Riera Ferrari de unos tres metros de altura que estaba forrado de teclados de ordenador pintados de color gris. Tres empresas de la localidad regalaron el obelisco al Ayuntamiento de Manacor a mediados de 2007 para que lo colocara en la glorieta. Ayer quedó severamente dañado por el golpe. También se vieron perjudicados muchos otros elementos del mobiliario urbano.

Atrapado y herido leve

El autobús siguió sin control y acabó frenado tras caer por el arcén y chocar con los setos situados frente a Perlas Orquídea. El conductor del autocar quedó atrapado en el interior del vehículo, por lo que fue necesaria la intervención de los Bombers de Mallorca para que le rescataran. Tras casi dos horas de intervención de los bomberos de Manacor y de Felanitx el hombre pudo salir del vehículo y fue trasladado al Hospital de Manacor con heridas leves, según informaron fuentes del 061.

También se desplazaron a la rotonda de entrada a la ciudad media docena de agentes de la Policía Local de Manacor que se encargaron principalmente de garantizar la seguridad en la circulación. Los restos del autobús –plásticos, cristales y trozos de metal– siniestrado quedaron esparcidos por toda la rotonda, que fueron retirados entre los policías y el personal de limpieza del Ayuntamiento. Fue necesario utilizar una grúa de grandes dimensiones para que retirara el autobús del lugar del accidente.

La Policía Local se hizo de la investigación sobre las posibles causas del accidente así como la confección del atestado. El conductor dio negativo en las pruebas de alcoholemia y drogas. La primera hipótesis que manejaban los agentes municipales es que el chófer se podría haber quedado dormido al volante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook