Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Noche de Perseidas en el parque acuático de Alcúdia

Casi 400 personas acudieron al Hidropark Alcudia para disfrutar de las Lágrimas de San Lorenzo - Había tres telescopios para ver la luna, Saturno y Júpiter

6

Noche de Perseidas en el parque acuático de Alcudia

El Hidropark Alcudia vivió ayer una noche mágica con la presencia de las perseidas. Casi 400 personas se congregaron en el recinto para disfrutar de las piscinas antes de colocarse en las tumbonas y observar la lluvia de meteoros más popular. Era el día más esperado de la semana para los amantes de la astronomía. Las Lágrimas de San Lorenzo, tímidas pero intensas, acabaron apareciendo antes de la medianoche.

La previsión para ayer era de nubes, pero el cielo se despejó y dejó disfrutar de una fabulosa lluvia de estrellas fugaces. La cita estaba organizada por el Instituto de Astronomía y Astronáutica de Mallorca (IAAM), que ofreció también una sesión de observación del sistema solar para todos los públicos a través de tres telescopios situados en el punto central del parque. Una de las sorpresas de la noche fue la participación de Amado Carbonell, profesor de astronomía, que ayudó a los asistentes para que entendieran las claves de esta lluvia de meteoros. Además, explicó las constelaciones principales que podían verse en el firmamento, una acción que agradó a los más pequeños.

A las once de la noche todo el mundo se reunió en el espacio habilitado y estaban dispuestos a disfrutar de una velada diferente. El gran momento llegó a las 23:30 horas, cuando los allí presentes gritaron de emoción al ver las primeras Lágrimas de San Lorenzo. El tono era festivo, sobre todo entre los niños y niñas, que venían de nadar en la piscina de olas. Las perseidas, denominadas con este nombre porque trazan una línea imaginaria hacia la constelación de Perseo, aparecían con timidez en contadas ocasiones, lo que provocó que algunas familias tomaran la decisión de irse antes de lo esperado. Carbonell ya había confesado que el momento idóneo para observar este fenómeno era entre las dos y las cuatro de la madrugada.

Las restricciones actuales obligaron a cerrar el parque a la una de la madrugada. A esa hora, muchos ya habían abandonado el lugar, pero algunos siguieron experimentando con los telescopios hasta la hora de irse. "Vista una, vistas todas", llegó a afirmar una chica. El comentario no tuvo gran éxito entre su grupo, que hizo caso omiso al mensaje mientras ella buscaba cómplices con la mirada. A la salida, muchas familias comentaban que estaban satisfechas con la experiencia mientras los niños y niñas corrían y jugaban. Las perseidas podrán verse hasta el día 27, lo que supone nuevas oportunidades para disfrutar de un acontecimiento tan mágico como efímero.

Compartir el artículo

stats