Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Armada recupera el 'Aifos' de hace dieciséis años para Felipe VI

El velero, que fue botado en 2005, ha sido trasladado de Cádiz a Palma para someterlo a una actualización que le permita volver a competir en la Copa del Rey, regata que ya ganó en el año 2008

El Aifos botado en 2005 en la Estación Naval Militar de Portopí, donde la Armada lo ha trasladado procedente de Cádiz

Felipe VI pasará de competir en el velero más moderno y exclusivo de la flota a hacerlo en uno de los más veteranos. La Armada recupera un buque de hace dieciséis años, el Aifos de 2005, para que Felipe VI pueda participar en la próxima edición de la Copa del Rey Mapfre, que se disputará del 31 de julio al 7 de agosto en aguas de la bahía con la organización del Real Club Náutico de Palma.

Con este objetivo y la intención de realizar algunas actualizaciones en el buque antes de que entre de nuevo en competición, la Comisión Naval de Regatas de la Armada ha trasladado de Cádiz a Palma el buque, un TP52 botado en el año 2005 que ya navegó en su día con el nombre de Aifos y el Rey a la caña. Y que incluso se proclamó vencedor de la Copa del Rey en 2008, aunque en aquella ocasión lo hizo patroneado por el almirante Jaime Rodríguez Toubes

El Rey, a la caña del último Aifos, el exclusivo Club Swan 50 con el que compitió en 2018 y 2019 y ya ha sido devuelto al astillero finlandés Ballesteros/Efe

El buque ya se encuentra en Palma, aunque todavía en dique seco, en la Estación Naval Militar de Portopí , a la espera de las modificaciones que le va a realizar la Armada para que pueda volver a la competición. Comparte espacio con el flamante Swan 50 del rey Harald de Noruega, el Fram XVIII, todavía desarbolado y sin timón y con el casco completamente cubierto.

Precisamente, Felipe VI participó en las dos últimas ediciones de la regata -en 2020 no se celebró por la pandemia- a la caña de un buque igual que el del rey Harald, un flamante Swan 50 Club, bautizado como Aifos 500 en conmemoración del quinto centenario de la primera vuelta al mundo, que fue diseñado por el prestigioso arquitecto naval argentino Juan Kouyoumdjian para los prestigiosos astilleros finlandeses.

La Armada había firmado un acuerdo con Swan para la cesión del buque durante dos años con una opción de compra, con un coste de un millón de euros, pero los recortes obligados por la crisis del coronavirus en Defensa y la exigencia de austeridad de la Casa del Rey frustraron los planes iniciales y se optó por devolver el exclusivo velero sin ejercer la opción de compra. Esta circunstancia animó a la Comisión Naval de Regatas de la Armada a recuperar el viejo Aifos, un barco con una antigüedad muy considerable, pero que había pasado de la clase TP52 a la IRC manteniendo sus prestaciones. Y ahora se espera que, tras las reformas a las que se someterá, pueda seguir manteniendo la exigencia en la regata palmesana de nuevo como el buque oficial de la Comisión Naval de Regatas de la Armanda y con Felipe VI a la caña.

El Aifos de 2005 junto al Fram XVIII del rey Harald de Noruega, en la base naval militar de Portopí Miguel Vicens

Compartir el artículo

stats