Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

La inmobiliaria pública

Quizás porque el mercado libre anda desbocado en cuanto a precios y tiene preferencia exagerada por la clientela extranjera y potentada y, por otro lado, la oferta pública va muy rezagada en relación a la demanda, el Govern presenta como un verdadero hito la entrega de 54 viviendas de protección oficial en Inca. Nada mejor que sobredimensionar las cosas para camuflar las carencias. El hecho de que facilitar ahora 54 casas del parque público suponga incrementar en la mitad la oferta de una ciudad como Inca y que se haga sobre un solar adquirido por el Ibavi para tal fin en 2009, deja clara constancia de la lentitud del proceso. La «felicidad» que la presidenta Armengol desea a los adjudicatarios no puede esperar tanto porque el bienestar de una primera vivienda esencial es una legítima aspiración de toda familia a la que la Administración debe contribuir. El Govern confirma que en este momento hay 643 viviendas de protección oficial en Balears y que al acabar la legislatura, es decir, en menos de un año ya, las habrá aumentado en un 64% en relación a la posición de partida. Es un avance sin duda del mismo modo que lo es la promoción que se estrena en Inca. Pero todo sigue desvelándose insuficiente. Los sistemas actuales de vivienda oficial son incapaces de atender a la demanda en una isla de alta presión demográfica y costes elevados. Por eso hace falta explorar nuevas vías como la de la rehabilitación de casas antiguas o la de reconversión de viejas estructuras particulares en oferta pública, aspecto, este último, que comienza a desplegarse en Manacor.

Compartir el artículo

stats