Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consellera insular de Derechos Sociales
Entrevista

Sofía Alonso: «Las nuevas residencias mejoran las relaciones del usuario»

La residencia de Pòrtol abrirá en septiembre. Es la primera construida por módulos, un sistema que «facilita la atención más individualizada y coloca a la persona en el centro de las curas».

La consellera insular de Derechos Sociales, Sofía Alonso. CIM

La consellera insular de Derechos Sociales, Sofía Alonso, repasa los nuevos servicios que la institución pone para las personas mayores. Recuerda que desde hace 28 años el equipo de Promoción de la Autonomía del IMAS lleva a cabo una tarea comunitaria de apoyo al proceso de envejecimiento. Se centra en la prevención, asesoramiento y formación en el ámbito de las personas mayores y sus familias. Está formado por un equipo multidisciplinar de 13 profesionales del ámbito de la psicología, educación social, pedagogía y trabajo social repartidos por las comarcas de Palma, Inca y Manacor.

¿Qué les permite estar presente en todo el territorio?

Tener una visión real de las situaciones concretas del colectivo y les convierte en referentes en temas relacionados con las personas mayores y sus familias. A parte de los programas que trabajan la estimulación cognitiva y las habilidades sociales mediante la metodología grupal, ofrecen programas de apoyo psicosocial. Estos programas consisten en charlas grupales de carácter psicológico y tienen como finalidad trabajar las emociones.

¿Estas charlas se han intensificado debido a la pandemia?

Es un tema que se lleva a cabo de manera más intensa a raíz de la pandemia, que ha puesto de manifiesto situaciones de soledad, angustia, etc. Además, este programa contempla valoraciones y apoyo psicológico individual de atención directa para las personas mayores que lo soliciten así como para familiares cuidadores de personas dependientes en situación de riesgo psicosocial motivado por dificultades asociadas al proceso de envejecimiento o por las atenciones de dependencia a familiares mayores. Así mismo, ofrecen atención, orientación, apoyo y formación a familiares cuidadores y otros cuidadores no profesionales. También está el teléfono de atención al ciudadana, que se ha especializado en la atención a las personas mayores. El 900 100 444 es un teléfono gratuito atendido por psicólogos, educadores y trabajadores sociales que informan y dan respuesta a cualquier tipo de demanda, consulta o duda relacionada con personas mayores.

¿Qué seguimiento se hace?

Se hace seguimiento de todas y cada una de las llamadas y, en caso, de solicitar servicios que no sean prestados desde el IMAS, se les facilita el contacto al que deben recurrir. Igualmente, el IMAS ha firmado un convenio con la dirección general de Consumo de la conselleria de Salut, que tiene como finalidad reducir los efectos de la brecha digital a través de talleres y charlas sobre redes sociales o aplicaciones como WhatsApp. También se les ofrece asesoramiento en sus relaciones con la banca, para que conozcan cuáles son sus derechos como consumidores, cómo reclamar. Ahora que todo se hace por internet, queremos facilitar que las personas mayores de Mallorca se sientan seguras y que, por ejemplo, sepan a quien pueden dar sus datos para evitar males mayores.

¿Cuándo se abrirá la residencia de Pòrtol?

Está previsto que pueda empezar a funcionar el mes de septiembre. Primero se ofrecerán, a través de comisión de servicios, los puestos de trabajo al personal funcionario que ya está trabajando en alguna residencia y quiera cambiar porque son de Marratxí o de algún pueblo cercano. Las plazas que no se cubran por funcionarios, se cubrirán con las bolsas de trabajo. Como IMAS nos hemos comprometido a avisar al ayuntamiento de Marratxí para que las personas del municipio interesadas se puedan inscribir en las bolsas de trabajo que se vayan abriendo.

¿Habrá jornada de puertas tal y como se comunicó a los presidentes de las Asociaciones de la Tercera Edad?

No tenemos el día previsto, pero lo más probable es que sea a finales de agosto. Queremos evitar que el día de puertas abiertas la residencia ya esté operativa, pero también que Marratxí pueda observar el trabajo y cómo estarán las personas residentes. Creemos que ya habrá personal sanitario, de mantenimiento, de limpieza en estas visitas y que tanto los espacios comunes como las habitaciones estén a punto de recibir a los residentes. De este modo, las personas que visiten el centro, se podrán hacer una idea clara de cómo vivirán las personas usuarias en el nuevo centro residencial para personas mayores dependientes. La residencia esta construida por módulos, a pesar de ser todo un edificio.

¿Qué ventajas ofrece este sistema?

La de Pòrtol ha sido la primera construida de manera íntegra por módulos de entre 15 y 20 personas, a las que llamamos Unidades de Convivencia. Nos guiamos siguiendo el Modelo de Atención Centrado en la Persona, que el IMAS aplica a todos sus servicios y recursos, y que toma como ejemplo los países nórdicos. Esta distribución facilita y mejora la atención, que es más individualizada, coloca a la persona en el centro de las curas. Además, favorece las relaciones con el personal de trabaja en estos módulos, que siempre es el mismo; esto les permite conocer las particularidades de cada usuario y usuaria permitiéndoles continuar con su historia de vida. En general, son espacios más íntimos y reducidos dentro de la propia residencia de mayores en los que convive un grupo de personas a quienes se les proporcionan los apoyos necesarios en su vida cotidiana. La calidad de la atención y cuidados están asegurados. Las nuevas residencias que se están planificando, como la de Bunyola, siguen esta filosofía, que mejora la relación de la persona residente con el resto del centro.

¿Cómo se puede solicitar el traslado a una residencia cerca de su domicilio?

La necesidad de disponer de un recurso residencial hace que muchas veces las plazas asignadas estén lejos de los domicilios habituales, o del de los de los familiares. En el año 2017 se dictó un decreto por el cual, siendo las personas con mayor puntuación las primeras de la lista de espera de residencia, como marca la Ley de Dependencia, se establecía que las personas que llevaban más de 120 días residiendo en un centro residencial, podían solicitar traslado al centro que escogiesen y se ordenaría de manera alternada una solicitud de nuevo ingreso, con una de traslado de centro; con este sistema una persona por ejemplo de Marratxí, a la que se le ha asignado una plaza residencial en Capdepera, a los cuatro meses puede solicitar el traslado a un centro más próximo a su domicilio con el consiguiente alivio para sus familiares que evitarían largos desplazamientos para realizar las visitas.

Compartir el artículo

stats