Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | El deterioro obliga a conservar

Es el desgaste natural y el efecto del paso del tiempo. La geografía y el espacio físico también envejecen, con lo que la alta densidad de tráfico que soporta la limitada carretera de Formentor no es el único elemento por vigilar y amortiguar. Ports se dispone a restituir la parte del talud que mantiene cerrada la vía desde septiembre por riesgo de nuevos desprendimientos, al igual que ya ocurrió en 2013. Seguro que las lluvias de las últimas semanas no han ayudado a consolidar el terreno. Bien está, por tanto, que se repare lo desgastado y mucho mejor si se hace en consonancia con las técnicas tradicionales y sin ocupar nuevo espacio. Dicho esto, cabe recordar, sin embargo, que la vigilancia constante y el mantenimiento permanente también son herramientas muy recomendables para evitar reparaciones, males y costes mayores. Saber cuidar de las cosas, incluidas las vías públicas, es una tarea tan discreta como necesaria para conservar su buen uso permanente.

Compartir el artículo

stats