Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Indignación entre los usuarios del tren ante un conflicto que se alarga «demasiado»

La escasez de frecuencias y la falta de información, otras reivindicaciones

Imagen de ayer de un vagón de tren repleto de usuarios, que no pudieron guardar la distancia.

El «caos» continúa reinando en los vagones de los convoyes, según denunció ayer el portavoz de la Associació d’Usuaris del Tren, Guillem Ramis. Una situación que -criticó- cada vez se agrava más, afectando de lleno a los viajeros. En la mañana de ayer sin ir más lejos, muchos pasajeros se tuvieron que quedar en tierra ante la escasez de líneas operativas -como por ejemplo en Alaró, Santa Maria o Manacor-, lo que provocó una ola de indignación entre los viajeros, que consideraron que el conflicto laboral entre la empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) y los trabajadores se está alargando «demasiado» (la huelga de empleados arrancó hace casi un mes y no se avista una solución a corto plazo).

«Viajamos en unas condiciones insostenibles», manifestó un usuario, que argumentó su enfado: «Vamos demasiado apretados, incumpliendo las restricciones covid y las pautas de distancia en pleno aumento de contagios [ayer se notificaron 240 nuevos casos de coronavirus en Balears y dos fallecidos más]». Muestra de ello son las imágenes que circularon por las redes sociales -una de ellas la que ilustra esta información- en las que se observa cómo algunos trenes iban «repletos». Un hecho que el propio SFM confirmó, aunque las aglomeraciones en los vagones no fueron las únicas quejas.

Desde la Associació d’Usuaris del Tren denunciaron también los retrasos, la escasez de frecuencias pese a pactar unos servicios mínimos y la gestión de la información, que «sigue siendo nefasta» sobre todo en jornadas críticas como la de ayer, donde el desconcierto se impuso en la mayoría de casos. «Las pantallas informaban de que las líneas estaban operativas pero el tren no llegaba», explicó Ramis.

El portavoz de la plataforma recordó que ayer el día se complicó al unirse la huelga de trabajadores con la mala gestión de los servicios: «Es incomprensible que en un día de parones los pocos trenes que salen sean solo de tres coches, cuando deberían ser de cuatro o cinco». Por ello, señaló, multitud de usuarios optaron por utilizar su vehículo privado. Un hecho que Ramis describió como «muy doloroso», ya que el transporte público es la opción más sostenible y menos arriesgada aunque a día de hoy «te expones a llegar tarde por su mala gestión».

Ramis reiteró que hacen falta más frecuencias así como líneas nocturnas durante los fines de semana, y rompió una lanza a favor de los empleados de SFM al reclamar al Govern un aumento de la plantilla.

«Queremos un compromiso»

Desde el Comité de Empresa de SFM, su presidente Ricardo Mas pidió ayer disculpas a los usuarios por las molestas ocasionadas, al tiempo que reclamó al Govern un compromiso real para poder suspender temporalmente la huelga. «Lo que exigimos es lo mismo de siempre: incrementar la plantilla, ya que no se hace desde 2008». En palabras de Mas, la suspensión de trenes pasó ayer del 55% pactado al 65% aproximadamente al no encontrar a personal que pudiera hacer horas extras. «Es inviable, necesitamos más personal ya», reivindicó.

SFM se dirige a los empleados

La empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) pidió ayer disculpas a los usuarios, al tiempo que instó a los trabajadores «a que dejen la huelga y continúen con el diálogo». En palabras de la compañía, es «injusto» que se causen molestias a los usuarios con unos parones que tienen un planteamiento de futuro «que se tiene que abordar desde el diálogo sin causar problemas a los ciudadanos». SFM defendió que las negociaciones «siguen abiertas», y aseveró que ayer no hubo menos empleados, eran los de siempre, lo que no quisieron aceptar un cambio de horario.

Compartir el artículo

stats