Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

El silencio de Costas deja en el aire el control sobre los fondeos en Formentor

La entidad Projecte Home, que gestiona las boyas desde hace once años, no ha recibido este año la preceptiva autorización y teme un "desastre ecológico"

Las boyas controladas se colocaron en la bahía de Formentor hace veinte años.

Las boyas controladas se colocaron en la bahía de Formentor hace veinte años.

La gestión y explotación de los fondeos regulados de la bahía de Formentor está en peligro este verano. La demarcación territorial de Costas no ha concedido este año la preceptiva autorización solicitada por la entidad Projecte Home Balears (PHB), que gestiona las aproximadamente cien boyas controladas de Formentor desde hace once años con el doble objetivo de conservar el fondo marino de la zona, rico en praderas de posidonia, y trabajar a favor de la reinserción social y laboral de personas con problemas de adicciones.

PHB ha comunicado este miércoles que «lamentablemente» este año 2021 no podrá gestionar los fondeos «a causa de circunstancias ajenas» a su voluntad. Y es que la entidad no ha obtenido, a estas alturas de la temporada, la autorización cuatrienal por parte de Costas, solicitada por PHB en diciembre de 2019 para obtener el permiso entre 2020 y 2023. El pasado año, la entidad ya operó con una autorización temporal. «A día de hoy y después de numerosos intentos, no hemos recibido una respuesta positiva», lamenta la organización, que confía en que esta «situación transitoria pueda ser solucionada de cara a la temporada de 2022».

Las consecuencias de no controlar los fondeos de Formentor, según PHB, pueden ser calamitosas. «Se ha expuesto de manera clara el desastre ecológico que supondría no otorgar autorización a PHB ni a cualquier otra entidad para la bahía de Formentor», señala la entidad.

Por su parte, el ayuntamiento de Pollença también comparte la preocupación sobre la falta de regulación de los fondeos en una zona costera del municipio donde suelen abundar las embarcaciones. El alcalde Tomeu Cifre califica de «barbaridad» la no autorización de la gestión de los fondeos por parte de Costas, porque esto significará que «se podrán tirar las anclas de forma indiscriminada» en una zona de elevado valor ecológico

Cifre lamenta que el Ayuntamiento «no puede hacer nada» para desatascar la situación porque las competencias son de Costas y ha anunciado que la institución municipal «seguramente renunciará» a la petición para conseguir la concesión del espacio durante 30 años que ha solicitado en diversas ocasiones junto a la empresa Hisambla y el propio PHB.

Compartir el artículo

stats